Ovidi Montllor, rizando el rizo de la musicalización de poemas


Musicalizar un poema no es fácil… Puedes tratar de ponerle un ritmo que le cuadre y una melodía que se adecúe, y ya. Pero en realidad, los mejores musicalizadores de poemas sometían este trabajo a un proyecto complejo: a parte de eso, gentes como Adolfo Celdrán, por ejemplo, realizaban una investigación sobre la vida del poeta y las circunstancias que le llevaron a escribirlo. Ha habido grandes ejemplos: Serrat, sí, por ejemplo, pero también, y en absoluto peores (incluso, para algunos, mejores), estaban Adolfo Celdrán, Paco Curto, Elisa Serna, Raimon, Lluís Llach… y, por supuesto, dentro de su magnífica simplicidad interpretativa, Paco Ibáñez. Pero desde cierto punto de vista, si hubo un cantautor que se coronó en este arte de musicalizar poemas ajenos, ése fue el genial Ovidi Montllor: musicalizar un caligrama de Salvat-Papasseit es algo a lo que poca gente se ha atrevido nunca, y él logró reproducir las imágenes que el poema visual del gran poeta catalán transmitían. La canción aparece en el álbum Salvat-Papasseit per Ovidi Montllor (1975):

De la carpeta del disco

Marcha nupcial

Luz del radiador camaleónico sobre/ la estrella del Circo todavía hexagonal/ ¡Éxito! ¡¡Éxito!! ¡¡¡Éxito!!!/ Clown equiláteros líderes románticos/ Eso es sano/ y en las constelaciones de cuatro sombreros cónicos/ La tierra sólo gira porque yo estoy aquí y yo soy un/ PAYASO que agoniza/ Margot con el MALLOT y los cabellos teñidos/ rojos parece un cirio que queme/ Sólo quema para mí:/ Delante de los cien centauros que hacen faja en la Pista/ DORADA DE EMOCIÓN/ Margot ahora me mira de hito en hito/ y cayendo del/ Trapecio he leído un anuncio en la pantalla:/ Escupíd al caparazón/ pelado/ de los cretinos/ Ese hombre que dice:/ –La música de Circo es tan definitiva como no la conoció/ Richard Wagner/ ¡de todos modos un pompier!/ La sombra de las comparsas en el sol de las mesas/ Moverse/ y proyectarse/ no existir:/ la VIDA en el dinamismo/ Yo protesto de que eso degenere también/ –Porque ahora el domador quiere hacer juegos malabares/ y los caballos con los cascos./ Más amo a Edisson/ y a Charlot que se han hecho gemelos/ con tal de entrar en serio a la gloria del cielo/ (pues ellos ignoran que venimos de ayer/ de antes de ayer/ de antes de antes de ayer/ y de más antes incluso)/ La Esfera del reloj a las doce/ fecunda las horas/ que vendrán/ que son:/ una dos tres cuatro/ cinco seis siete ocho/ nueve diez once/ y después el CONNUBIO/ –y así seré inmortal porque aquí ha nacido mi/ YO dentro del TODO

Joan Salvat-Papasseit

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: