Archive for 17 noviembre 2019

“El Pectoral de Horus”: un viaje relámpago a Egipto sin moverse del sillón


Ya había leído Regreso a Luxor, el fantástico libro de José Palacios que abre esta saga egipciaca. Su continuación, El pectoral de Horus, no defrauda en absoluto. Volvemos a encontrarnos viejos amigos: Elena, Rashidi y Pablo, cómo no; y Omari, su guía y cómplice, presente junto a su simpático hijo, Bulus, que significa “Pablo”, tal y como le prometió el egipcio al español.

Han pasado ya algunos años. Pablo, el pintor enamorado de Egipto, espera la venida de su ahijado, Bulus, el hijo de su difunto buen amigo Omari, que viene desde Luxor a Madrid para comenzar sus estudios de Medicina. El reencuentro está cargado de emotividad y Pablo tiene grandes planes para enseñarle a Bulus las maravillas que hay en España. Pero un acontecimiento inesperado y triste frustra estos planes: el marchante de arte Arturo Belloch, gran amigo de Pablo, fue encontrado muerto en su lujoso apartamento, y todo apunta a un asesinato. Padrino y ahijado se desplazan a Barcelona para ayudar a la policía y, a la vez, tratar de averiguar lo que sucedió. Como ya pasara en el pasado con su amigo Omari, Pablo volverá a verse inmerso en un misterio y un sistema de intrigas que tiene Egipto como trasfondo, esta vez ayudado del hijo de aquel.

José Palacios es un gran narrador, pero, más que eso, un excelente descriptor que nos llena la mente de imágenes y pasajes inolvidables que, al menos yo, no hemos podido ver in situ: esas descripciones tan vívidas de los atardaceres en los bancales del río sagrado de Egipto, fuente de vida y de una cultura milenaria que sigue asombrando, son de una belleza estremecedora, junto a esas respetuosas y solemnes descripciones detallistas de los templos y palacios de una civilización que ha dejado su huella imborrable en el tiempo a través de estas construcciones. El lenguaje de Palacios es de un preciosismo barroquista que atrapa, seduce y enamora, genera sensaciones en nuestra imaginación, y nos transporta por redes terrestres y marítimas hacia Madrid, Barcelona, El Cairo y Luxor.

Hay dos escenas en particular que me maravillaron por su gran belleza. De una, de la que poco debo contar, me impresionó su gran belleza y verosimilitud, al transcurrir en ese impreciso espacio en el que lo fantástico y lo real se encuentran, envolviéndolo todo en un halo de irrealidad. La otra es ese viaje por el Nilo que toma Pablo, guiado por un simpático cicerone que, enamorado de su país, se empeña en comentar hasta el más mínimo detalle que hay en las riberas: un verdadero paseo en barca sin moverte de casa. Y no podemos pasar por alto su maestría en la intriga y el suspense, encadenando acontecimientos que pueden ser trascendentales en la resolución del misterio, o quedarse en una sencilla anécdota cuando la tensión se nos disipa en la misma sonrisa que los protagonistas esgrimen aliviados al comprobar que no hay peligro. En definitiva, felicito a Jose por haber escrito un libro tan bello, que atrapa con sus seductoras y detallistas descripciones, te mantiene alerta con el misterio, te apasiona con sus elegantes escenas eróticas (porque también hay erotismo, pero narrado de una manera muy elegante sin dejar de ser excitante), te emociona con sus historias de amor y, también, te hace sonreír con sus simpáticas anécdotas. PD: yo también padezco el síndrome de Bulus ante las historias del Más Allá. ¡Curioso!

Página en Facebook: Regresoaluxor

Feliz Día de Las Librerías


Me gustaría estar en una librería,

una de esas librerías de barrio humilde,

donde los niños ojean ávidos y asombrados

páginas de libros de animales,

y los jóvenes pasan de casas de apuestas,

contemplan los libros y proclaman:

¡Ya sé lo que quiero que me regalen!

Donde una chica solitaria busca amores malditos

y un joven aspirante aprende de los grandes maestros.

Quiero estar junto a Faulkner y Bukowsky,

discutir con Aristóteles y Karl Marx,

charlar con Antonio Machado

y tomar un café con Lorca.

Quiero ser ojeado, hojeado, visto, leído, deseado, peticionado, solicitado…

Quiero que pregunten por mí.

Soy un libro,

una historia de justicia y venganza,

cuento al mundo lo que el mundo me ha contado.

Si me quieres descubrir, estoy en tu librería.

Me llamo Billy (“algo es algo”):

ansío conocerte porque tengo mucho que contarte.

Búscame en tu librería.

Crowfunding para Fernando Lobo


Fernando Lobo es un cantautor gaditano con una ya dilatada trayectoria. Ahora que tiene preparado material para un nuevo álbum, necesita tu ayuda para hacerlo realidad.

¿Quieres ayudar a Fernando a lanzar su quinto disco?

Pincha en la foto y descubre cómo.

A %d blogueros les gusta esto: