No compres mi libro todavía


[NOTA: esta entrada fue escrita durante el pleno Estado de Alarma establecido para frenar la pandemia de COVID-19. Su objeto era poder realizar contenidos promocionales de manera responsable, con vistas al final de, al menos, dicho estado. Esto quería decir que, al contrario que otros, grandes, medianos y pequeños, al autor le importaba más la salud y la vida de las personas que vender su libro o la alimentación de su ego. Actualmente, el libro puede comprarse en librerías y a través de internet con total libertad y tomando las precauciones necesarias. Gracias a todos los que esperaron y a los que se decidan a adquirirlo.]

Probablemente hayas llegado aquí y hayas visto las publicaciones relativas a mi novela Billy («algo es algo») y estés pensando que es lo suficientemente interesante como para comprarlo. Sin embargo, aunque me halaga y me ilusiona, tengo que pedirte que no lo compres todavía: no mientras dure la cuarentena. Por una sencilla razón: el único servicio disponible parece ser el de Amazon, y, si la cosa va de reducir el riesgo de contagio, lo ideal sería esperar a que esto pase. Te aseguro que «Billy» te estará esperando después.

Mientras tanto, seguramente tengas muchos libros pendientes de leer en tu casa, o también puedes rastrear por internet bibliotecas digitales gratuitas y legales. Así que creo que es una responsabilidad, como autor, pedirte que durante estos días no compres libros físicos, incluido el mío.

Salud, buenas tardes y buena suerte.

A %d blogueros les gusta esto: