Posts Tagged ‘Blind Lemon Jefferson’

Blues para Troy Davis


¿Qué dirá el Santo Padre
que vive en Roma,
que le están degollando
a su paloma?

Violeta Parra, “¿Qué dirá el Santo Padre?”

Troy_DavisPoco importa ya realmente lo que pueda escribir aquí, ni siquiera si lo hubiera hecho antes… Troy Davis ha sido ejecutado bajo la acusación de haber asesinado a un policía. Pero su camino a través de la galería de la muerte ha estado llena de polémica, ya que las pruebas eran la mayoría circunstanciales y, por si fuera poco, muchos de los testigos se retractaron del testimonio que inculpaba a Davis. Más llamativo aún es que todo un ex-director del FBI y acérrimo defensor de la pena de muerte pidiera su absolución, y hasta el propio papa Benedicto XVI haya pedido clemencia (¿por qué a los papas se les hace caso sólo cuando dicen memeces y no cuando adoptan posturas humanistas y sensatas?). Intuyo que en la decisión de, al menos, no conmutarle la pena, no sólo ha influido las palabras llenas de odio (un odio ciego, aunque esté justificado por el dolor, que sólo quería ver pagarlo a alguien, fuera quien fuera): da la impresión que dado el carácter de la profesión de la primera víctima, se ha querido, por un lado, dar un castigo ejemplarizante, un escarmiento, y por otro lado, hablando de la nación de la paranoia, dar a los ciudadanos la falsa impresión de seguridad: falsa, porque si el hombre era inocente, ¿de qué ha servido? Sólo de placebo, y los placebos no curan: dan la impresión de hacerlo.

Blind Lemon Jefferson, hacia 1926Y es que para mí, la verdad es ésta: aquellos estados, alrededor de todo el mundo, democráticos o no, que mantienen y protegen la pena de muerte lo hacen por esas dos razones: el escarmiento y el placebo; así, sus ciudadanos pueden dormir tranquilos, aunque sepan que el ejecutado es un inocente. A estas ejecuciones, demostrando lo que aquí mantengo, como en los días más negros de la Revolución francesa, le acompañan una frivolización repugnante, un circo que se monta a las puertas de las prisiones, y muchos son los que “sacan entradas” llevando a sus hijos para contemplar estos actos productos de la sinrazón. También es alarmante, sin querer con esto ser maniqueo (cuesta a veces sustraerse a la manía de ver racismo por todas partes), comprobar que estadísticamente los condenados a muerte son, en su mayoría, de procedencia afroamericana e hispana –lo cual fertiliza el discurso racista de ciertas personas muy dadas a atribuir tendencias naturales en otros-, y muy probablemente, de gente pobre de toda raza. Da la impresión de que en el país de la democracia, de la razón (pues fue fundado por ilustrados), de las oportunidades, donde “todo es posible”, todo vale, con tal de garantizar el sueño tranquilo de sus buenos ciudadanos… O eso es lo que ellos creen, los que se dejan mentir.

Uno de los grandes del blues, Blind Lemon Jefferson (Jefferson el Limón Ciego), considerado como el padre del blues texano, cantaba esta canción acerca de la pena de muerte, no exenta de cierta ironía, de cierto humor negro, cuando afirma que ejecutan a la una de la noche, ya que, al haber la gente apagado las luces de sus casas, hay más electricidad:

‘Lectric Chair Blues

I want to shake hands with my partner and ask him how come he’s here
I want to shake hands with my partner, ask him how come he’s here
I had a wreck with my family, they’re gonna send me to the electric chair

I wonder why they electrocute a man at the one o’clock hour of night
And I wonder why they electrocute a man at the one o’clock hour of night
Because the current is much stronger, when the folks has turned out all the lights

I sat in the electrocutin’ room, my arms folded up and cryin’
I sat in the electrocutin’ room, my arms folded up and cryin’
And my baby asked the question, was they gonna electrocute that man of mine?

Lemon, get me a taxi to take me away from here
Lemon, get me a taxi to take me all away from here
I haven’t had a good friend in this world, since they lead Lemon to the electric chair

I feel like jumpin’ in the ocean, I feel like jumpin’ in the deep blue sea
I feel like jumpin’ in the ocean, and like jumpin’ into the deep blue sea
But nothin’ like that wrecked in my heart when they brought my electrocuted daddy to me

http://antiwarsongs.org/canzone.php?id=39151&lang=en

Blues de la silla eléctrica

Quiero estrechar la mano a mi compañero y preguntarle por qué está aquí…/ He tenido problemas con mi familia, me van a enviar a la silla eléctrica// Me pregunto por qué electrocutan a un hombre a la una en punto de la noche/ Y me pregunto por qué electrocutan a un hombre a la una en punto de la noche/ porque la corriente es mucho más fuerte, cuando la gente ha apagado todas las luces// Me senté en la sala de electrocución, mis brazos se doblaron y lloraba…/ y mi chica hacía una pregunta, ¿van a electrocutar a ese hombre mío?// “Limón”, consígueme un taxi que me lleve lejos de aquí,/ “Limón”, consígueme un taxi que me lleve todo lo lejos de aquí/ No he tenido un buen amigo en este mundo, desde que se llevaron a “Limón” a la silla eléctrica// Tengo ganas de lanzarme al océano, tengo ganas de lanzarme al profundo mar azul/ Tengo ganas de lanzarme al océano, y tengo ganas de lanzarme dentro del profundo mar azul/ pero nada como esa ruina en mi corazón cuando me entregaron a mi papá electrocutado.

Blind Lemon Jefferson

Jefferson-Aeromodelismo: Grace Slick, “alguien a quien amar”


photo_promo21.jpgGrace Barnett Wing era hija de un banquero de Illinois. Se casó con el futuro cineasta Gerald “Jerry” Slick, y así, con el nombre de Grace Slick pasó al mundo de la canción. Trabajó como modelo un tiempo, pero cuando en 1965 leyó acerca de una banda de San Francisco, cuya peculiaridad era tener una vocalista femenina (las chicas en el pop, hasta entonces, cantaban en grupos femeninos, en dúos mixtos, o en dobles parejas –Mamas & Papas-, pero hasta ahora no como solistas en grupos masculinos) y se hacía llamar Jefferson Airplane (nombre surgido a raíz de una broma sobre un ficticio bluesman que podría llamarse Blind Jefferson Airplane, como el bluesman real Blind Lemon Jefferson), ella, su marido y su cuñado Darby Slick decidieron montar una banda de rock parecido, y así The Great Society apareció en la naciente escena musical de San Francisco y pronto, como era habitual, se hicieron amigos de Jefferson Airplane.

Mientras Great Society se deshacía, Signe Anderson, la hasta entonces vocalista de los Airplane, anunciaba que abandonaba el grupo para cuidar de su embarazo. Los Airplane sabían que Grace, que había también hacía tiempo, antes de Society, cantado en solitario, estaba disponible, y enviaron a Jack Casady a invitarla a unirse. El relevo oficial se llevó a cabo en un concierto de dos partes en el Fillmore, en el cual Signe dio su última actuación con los Airplane en la primera parte, y Grace su primero en la segunda.

La llegada de Grace cambió en gran medida el rumbo de la banda (por supuesto, nada nos hace pensar que Signe noalbum-surrealistic-pillow hubiera presentado sus propias canciones). Para empezar, sobre el escenario, Grace no sólo apoyaba a Marty Balin, sino que a veces incluso se enfrentaba en un duelo vocálico, otras se armonizaban: hacían tan buena pareja sobre las tablas que, en palabras del propio Balin, la gente pensaba que eran pareja formal. Y, por otro lado, en la grabación de discos: Surrealistic Pillow, almohada surrealista, de 1967, es su segundo álbum, el primero con Grace. En éste, aunque la primacía de Balin sigue siendo patente, Grace, con sus canciones ya interpretadas con su anterior grupo, comenzó a “comerle terreno”; esto puede llamar un poco a confusión, como si, como leí alguna vez, Grace le “robara” el grupo, nada más lejos de la realidad, desde mi punto de vista, ya que en realidad también es un álbum en el que los otros miembros comienzan a presentar sus propuestas: Kantner, por supuesto, que nunca dejó de hacerlo desde el principio, pero también Jorma Kaukonen, buen vocalista y gigantesco guitarrista, y Skip Spence, el batería que nunca antes había tocado ese instrumento pero que acabó haciéndolo porque Balin pensó que tenía pinta de batería… Sin embargo, para este disco, Spence dejó la banda y fue sustituido por el batería de jazz profesional Spencer Dryden (quien se destacaría como uno de los miembros más progresistas y experimentadores del grupo, inspirado por los collages musicales de Frank Zappa); Skip Spence volvería como batería del grupo Moby Grape, también de Frisco. Pero son los dos temas de Grace los que dieron al grupo sus dos primeros éxitos, tanto nacional como internacionalmente. Hoy traemos uno de ellos.

Lo cierto sobre Grace es que ayudó a cambiar la concepción de las mujeres en el rock, quizás con el precedente de Tina Turner: no era la cara bonita del grupo, su sex symbol (aunque esto fuera inevitable), sino que participaba en los procesos creativos, era una creadora autónoma de algunos de los mejores, según muchos “de los mejores” en términos absolutos, temas de la banda. Una autonomía que, hasta la fecha, era patrimonio exclusivo de las cantantes de jazz y de las cantautoras folk, pero inédito en el pop y en el rock. Y además fue la vocalista de este “Somebody to love”, escrito por su cuñado Darby, que quizás sea el himno de aquel año 67, con su mensaje furioso sobre el amor, su mezcla de angustia y optimismo, y su melodía a medio camino entre el folk-rock y el rock duro que quizás definiera mejor que temas como “Let’s get together” o las preciosas canciones de Mamas & Papas el espíritu hippie: pacifista, pero combativo.

Somebody to love

When the truth is found to be lies
and all the joy within you dies
Don’t you want somebody to love
don’t you need somebody to love
wouldn’t you love somebody to love
you better find somebody to love

When the garden flowers, baby, are dead yes
and your mind [, your mind] is [so] full of BREAD
don’t you want somebody to love
don’t you need somebody to love
wouldn’t you love somebody to love
you better find somebody to love

Your eyes, I say your eyes may look like his [yeah]
but in your head baby I’m afraid you don’t know where it is
don’t you want somebody to love
don’t you need somebody to love
wouldn’t you love somebody to love
you better find somebody to love

Tears are running [ahhh, they’re all] running down your breast
and your friends baby they treat you like a guest.
don’t you want somebody to love
don’t you need somebody to love
wouldn’t you love somebody to love
you better find somebody to love

Alguien a quien amar

Cuando la verdad es encontrada resulta ser mentira/ y toda tu alegría interior muere/ ¿No quieres alguien a quien amar?/ ¿No necesitas alguien a quien amar?/ ¿No amarías alguien a quien amar?/ Será mejor que encuentres alguien a quien amar.// Cuando las flores del jardín, cariño, están muertas/ y tu mente está tan llena de pasta,/ ¿No quieres…// Tus ojos pueden parecer como los suyos/ pero en tu cabeza, cariño, me temo que no sabes dónde está…// Las lágrimas corren por tu pecho/ y tus amigos, cariño, te tratan como a un invitado.// ¿No quieres alguien a quien amar?/ ¿No necesitas alguien a quien amar?/ ¿No amarías alguien a quien amar?/ Será mejor que encuentres alguien a quien amar.


Y cuando el grupo actuó en el Festival de Monterey, fue la más demandada y esperada por sus ya numerosos seguidores:

So you wanna be a rock&roll star:

http://cifraclub.terra.com/jefferson-airplane/somebody-to-love/

A %d blogueros les gusta esto: