Posts Tagged ‘Dave Van Ronk’

El puerto de Ámsterdam


amsterdam-de-nocheDe una ciudad que tuvo mala fama –la de ayer- a otra, como es Ámsterdam y su puerto, en donde se agolpan hombres, marineros y buscavidas, que o lo han perdido todo o que nunca han tenido nada. En esta apasionante balada de Brel volvemos a encontrarnos a sus amorales, personas que tienen poco o nada, y se burlan y desafían, como pueden, a la sociedad y a los mismos Cielos. La forma que tienen de hacerlo sus marineros de Ámsterdam es mediante el placer corporal desmedido hasta la muerte y una alegría frenética -manifestado todo ello a través de las canciones, el baile, la bebida, la prostitución- que envuelve una insoportable tristeza y amargura, y un tremendo desengaño y soledad, desde el día en que nacen para ser marineros, que sólo las putas por las que brindan, mejores que las mujeres que los engañaron, pueden aliviar. Como ocurría con Nueva Orleans en la canción de ayer, Ámsterdam se presenta, mediante Jacques Brel, como una ciudad sin fe, en la que mueren y han muerto todas las esperanzas, y la redención es imposible, porque los santos son las putas.

Amsterdam

Dans le port d’Amsterdam
Y’a des marins qui chantent
Des rêves qui les hantent
Au large d’Amsterdam
Dans le port d’Amsterdam
Y’a des marins qui dorment
Comme des oriflammes
Le long des berges mornes
Dans le port d’Amsterdam
Y’a des marins qui meurent
Pleins de bières et de drames
Aux premières lueurs
Mais dans l’port d’Amsterdam
Y’a des marins qui naissent
Dans la chaleur épaisse
Des langueurs océanes.

Dans le port d’Amsterdam
Y’a des marins qui mangent
Sur des nappes trop blanches
Des poissons ruisselants
Ils vous montrent des dents
À croquer la fortune
À décroisser la lune,
À bouffer des haubans
Et ça sent la morue
Jusque dans l’ coeur des frites
Que leurs gross’ mains invitent
À revenir en plus
Puis se lèvent en riant
Dans un bruit de tempête
Referment leur braguette
Et sortent en rotant.

Dans le port d’Amsterdam
Y’a des marins qui dansent
En se frottant la panse
Sur la panse des femmes
Et ils tournent et ils dansent
Comm’ des soleils crachés
Dans le son déchiré
D’un accordéon rance
Ils se tordent le cou
Pour mieux s’entendre rire
Jusqu’à c’ que tout-à-coup
L’accordéon expire
Alors d’un geste grave,
Alors d’un regard fier
Ils ramènent leur batave
Jusqu’en pleine lumière.

Dans le port d’Amsterdam
Y’a des marins qui boivent
Et qui boivent et reboivent
Et qui reboivent encore
Ils boivent à la santé
Des putains d’Amsterdam
D’Hambourg ou d’ailleurs
Enfin ils boivent aux dames
Qui leur donnent leur joli corps
Qui leur donnent leur vertu
Et pour une pièce en or
Et quand ils ont bien bu
Se plantent le nez au ciel
Se mouch’nt dans les étoiles
Et ils pissent comm’ je pleure
Sur les femmes infidèles
Dans le port d’Amsterdam,
Dans le port d’Amsterdam.

http://acrosstheuniverseofmusic.wordpress.com/2009/03/13/la-cancion-diaria-dans-le-port-damsterdam/

Ámsterdam

En el puerto de Ámsterdam/ hay marineros que cantan/ sobre sueños que les persiguen/ a lo largo de Ámsterdam./ En el puerto de Ámsterdam hay marineros que duermen/ como las banderas/ a lo largo de las monótonas orillas./ En el puerto de Ámsterdam/ hay marineros que mueren/ llenos de cerveza y de dramas/ a las primeras luces./ Pero en el puerto de Ámsterdam/ hay marineros que nacen/ bajo el calor asfixiante/ de los lánguidos océanos.// En el puerto de Ámsterdam/ hay marineros que comen/ sobre los blanquísimos manteles/ los pescados húmedos./ Os enseñan los dientes/ al mascar la fortuna,/ al descuernar la luna,/ al engullir las velas./ Y huele a bacalao/ hasta en el corazón de las patatas fritas/ que sus grandes manos invitan/ a que traigan más./ Después se levantan riendo/ en un estruendo de tormenta,/ vuelven a cerrar sus braguetas/ y salen eructando.// En el puerto de Ámsterdam/ hay marineros que bailan,/ frotan sus vientres/ contra los vientres de las mujeres/ y dan vueltas y bailan/ como los soles escupidos/ al desgarrado son/ de un acordeón rancio./ Se tuercen el cuello/ para oírse reír mejor/ hasta que de repente/ el acordeón expira./ Entonces con un gesto serio,/ entonces con una mirada orgullosa/ devuelven a su holandesa*/ a plena luz.// En el puerto de Ámsterdam/ hay marineros que beben/ y que beben y vuelven a beber/ y que vuelven a beber otra vez,/ beben a la salud/ de las putas de Ámsterdam,/ de Hamburgo o de otro lugar./ En fin, beben por las mujeres/ que les dan sus hermosos cuerpos,/ que les dan su virtud/ y por una moneda de oro,/ y cuando están bien borrachos,/ clavan su nariz en el cielo,/ se suenan en las estrellas/ y se mean como yo lloro/ sobre las mujeres infieles./ En el puerto de Ámsterdam,/ en el puerto de Ámsterdam…

Jacques Brel


Al hilo de esto, de todas las versiones que he leído que se hicieron, voy a poner sólo una, y por aquello de hilvanar temas: ésta es la versión en inglés que hizo el cantautor folk estadounidense Dave Van Ronk en su álbum de 1971 Van Ronk. Voy a reproducir y a traducir su adaptación porque creo que vale la pena:

In the Port of Amsterdam

In the port of Amsterdam
There’s a sailor who sings
Of the dreams that he brings
From the wide open sea

In the port of Amsterdam
There’s a sailor who sleeps
While the riverbank weeps
To the old willow tree

In the port of Amsterdam
There’s a sailor who dies
Full of beer, full of cries
In the drunken town fight

In the port of Amsterdam
There’s a sailor who’s born
On a hot muggy morn
By the dawn’s early light

In the port of Amsterdam
Where the sailors all meet
There’s a sailor who eats
Only fish head and tails
And he’ll show you his teeth
That have rotted too soon
That can haul up the sails
That can swallow the moon
And he yells to the cook
With his arms open wide
Hey! bring me more fish
Throw it down by my side
And he once sought to belch
But he’s too full to try
So he stands up and laughs
And he zips up his fly

In the port of Amsterdam
You can see the sailors dance
And they’re bursting their pants
Grinding women to porch
They’ve forgotten the tune
That their whiskey voice croaked
Splitting the night with the
Roar of their jokes
And they turn and they dance
And they laugh and they lust
‘Til the rancid sound of the
Accordion bursts and then
Out of the night
With their pride in their pants
And the sluts that they tow
Underneath the street lamps

In the port of Amsterdam
There’s a sailor who drinks
And he drinks
And he drinks
And he drinks once again
He’ll drink to the health
Of the whores of Amsterdam
Who’ve given their bodies
To a thousand other men
Yeah they bargain their virtue
Their goodness all gone
For a few dirty coins
When they just can’t go on
Blows his nose to the sky
On the sea up above
And he pisses like I cry
In the port of Amsterdam
In the port of Amsterdam

http://mudcat.org/thread.cfm?threadid=3230

En el puerto de Ámsterdam

En el puerto de Ámsterdam/ hay un marinero que canta/ de los sueños que trae/ del mar abierto.// En el puerto de Ámsterdam/ hay un marinero que duerme/ mientras las orillas del río lloran/ al viejo sauce.// En el puerto de Ámsterdam/ hay un marinero que muere/ lleno de cerveza, lleno de llantos/ en la lucha de la ciudad ebria.// En el puerto de Ámsterdam/ hay un marinero que ha nacido/ en una bochornosa mañana/ a la temprana luz del alba.// En el puerto de Ámsterdam/ en donde todos los marineros se encuentran,/ hay un marinero que come/ sólo cabezas y colas de pescado/ y te mostrará sus dientes/ que se han podrido demasiado pronto,/ que pueden izar las velas,/ que pueden engullir la luna,/ y le grita al cocinero/ con sus brazos bien abiertos,/ ¡Eh! Tráeme más pescado,/ arrójalo a mi lado,/ y trata de eructar una vez,/ pero está demasiado lleno para intentarlo,/ así que se levanta y ríe/ y se sube la bragueta.// En el puerto de Ámsterdam/ puedes ver a los marineros bailar,/ y están reventando sus pantalones/ frotándose con mujeres a la entrada./ Han olvidado la melodía/ que su voz de whisky croa,/ partiendo la noche con/ el rugido de sus chistes,/ y se vuelven y bailan,/ y se ríen y caen en la lujuria/ hasta que el rancio sonido/ del acordeón revienta y entonces,/ afuera en la noche/ con el orgullo en sus pantalones/ y las fulanas que toman/ bajo las farolas.// En el puerto de Ámsterdam/ hay un marinero que bebe/ y bebe/ y bebe/ y bebe otra vez/ Beberá a la salud/ de las putas de Ámsterdam,/ que han dado sus cuerpos/ a otros miles de hombres,/ sí, ellas ofrecen su virtud,/ toda su bondad se ha acabado/ por unas pocas monedas sucias./ Cuando ya no pueden más/ se suenan la nariz en el cielo,/ sobre el mar de arriba,/ y se mean como lloro yo/ en el puerto de Ámsterdam,/ en el puerto de Ámsterdam…

Adaptación: E. Blau – M. Schuman

Utilizando la misma adaptación, pero tal vez de una manera menos dramática, el sorprendente señor David Bowie:

La casa del sol naciente: el antro de perdición que dio lugar a una de las mejores canciones de la historia


Rising_sun_animals_USCuando la voz ronca y potente de Eric Burdon y el vibrante órgano de Alan Price comenzaron a tocar unos acordes que no sólo se convertirían en históricos, sino que ya eran históricos, cuando hacia 1965 los Animals acompañaban en gira a Chuck Berry, quizás desconocieran que estaban devolviendo a su dimensión popular a una canción tan vieja, tal vez, como la ciudad de Nueva Orleans.

new-orleansArtistas de todos los campos, desde dramaturgos y novelistas hasta bluesmen y blueswomen, anónimos o conocidos, entre el siglo XIX y el siglo XX, describieron la ciudad de Nueva Orleans (la ciudad colonial estadounidense por excelencia, en donde se mezcla el pasado francés, español y el anglosajón con la cultura afroamericana y el inmemorial legado indio: un auténtico crisol de culturas) como un lugar en el que la oportunidad se vuelve vicio y la gente que va a ella a vivir acaba atrapada en un destino de corrupción e inmoralidad sin salida: una ciudad en donde todo es posible, pero a qué precio. Ése es precisamente el origen de la canción folklórica más conocida del mundo: “The House of the Rising Sun”. Los orígenes de la canción son imprecisos, ya que es tan versátil a través de sus versiones que no se puede decir si es la nieta de una antigua canción inglesa, como sostiene Alan Lomax –el gran folklorista estadounidense-, o si es un blues hecho por negros. Pero no sólo su música es así de versátil, sino también su letra: la canción nos habla en primera persona de alguien que, económica o moralmente, se ha arruinado en un antro conocido como “La Casa del Sol Naciente”, pero no hay una clara letra arquetípica, y el protagonista de la canción puede ser tanto un hombre como una mujer, en cuyo caso, la temática de la canción cambia considerablemente. Si es una mujer la que canta, “La Casa del Sol Naciente” resulta ser un prostíbulo en donde ella ha vendido su ser y su vida y le resulta imposible salir de ahí; pero si es un hombre, y aún sin descartar la teoría del prostíbulo, viene a ser más Gwen Foster y Clarence "Tom" Ashelybien una casa de juegos en donde el protagonista se ha arruinado y la única manera de salir de la miseria es volver a probar a suerte en el antro. O puede, poniéndonos metafísicos, que la Casa del Sol Naciente sea una metáfora sobre la ciudad de Nueva Orleans, o un arrabal suyo –o todos en conjunto-, tal y como se ha descrito. No obstante, en el enlace de arriba a la wikipedia, se recogen algunos lugares, que ya no existen, que reclaman haber sido la famosa casa del amanecer (quizás llamada “del sol naciente” porque en ella te daban las del alba).

Como toda canción folklórica, sus orígenes no son claros, y mucho menos su autoría. Alan Lomax sostenía que la autoría de la canción pertenecía a dos estadounidenses de Kentucky, Georgia Turner (a la que produjo la canción) y Bert Martin (lo cual explicaría la ambigüedad del narrador) en base a una tradicional melodía inglesa:

La versión más antigua registrada pertenece a Clarence “Tom” Ashely, quien la aprendió de su abuelo, y Gwen Foster, en 1934:

En 1938 la grabaría el cantante country y directivo discográfico Roy Acuff: obviamente, la canción debió de empezar a volverse muy popular en Estados Unidos a causa de la Gran Depresión, que marcó las dos décadas siguientes tanto social como culturalmente:

2ª canción que suena

Así, en los años 40 y 50, los jóvenes folkloristas y cantautores que surgieron en la posguerra la convirtieron en un estándar en sus recitales y grabaciones, dándole su identidad étnica dependiendo, a menudo, de la del cantante: Leadbelly, Woody Guthrie, Pete Seeger, Odetta… Hicieron sus versiones, como de las grandes canciones populares norteamericanas, quizás orientadas a la temática más social que folklórica en ocasiones.

Y así, de los viejos folksingers pasó a los jóvenes cantautores de folk y country que se arremolinaban en torno a los cafés del bohemio Greenwich Village neoyorquino: uno de ellos fue Dave Van Ronk, quien, al parecer, le dio a la canción un toque personal muy original con sus arreglos, y se la enseñó a otro joven folksinger llegado de las tierras de Minnesota:

Así pues, cuando en 1962 apareció el primer disco de Bob Dylan, de título homónimo, Van Ronk se disgustó mucho con él porque en los créditos del disco su versión de “House of the rising sun” no aparecía como acreditado de los arreglos, aunque tampoco venía ninguna otra indicación:

Sin embargo, ni Van Ronk ni Dylan fueron los únicos en grabar su versión de la canción, ya en 1960 lo había hecho Joan Baez en un estilo más próximo al blues, probablemente aprendida de Seeger:

Ésta es la letra más tradicional que he encontrado -según el enlace (http://www.songfacts.com/detail.php?id=439)- con protagonista femenina:

The House of the Rising sun

There is a house in New Orleans They call the Rising Sun.
It’s been the ruin of many a poor girl, and me, O God, for one.

If I had listened what Mamma said, I’d ‘a’ been at home today.
Being so young and foolish, poor boy, let a rambler lead me astray.

Go tell my baby sister never do like I have done.
To shun that house in New Orleans they call the Rising Sun.

My mother she’s a tailor; she sold those new blue jeans.
My sweetheart, he’s a drunkard, Lord, Lord, drinks down in New Orleans.

The only thing a drunkard needs is a suitcase and a trunk.
The only time he’s satisfied is when he’s on a drunk.

Fills his glasses to the brim, passes them around.
Only pleasure he gets out of life is hoboin’ from town to town.

One foot is on the platform and the other one on the train.
I’m going back to New Orleans to wear that ball and chain.

Going back to New Orleans, my race is almost run.
Going back to spend the rest of my days beneath that Rising Sun.

La Casa del Sol Naciente

Hay una casa en Nueva Orleans. La llaman El Sol Naciente./ Ha sido la ruina de muchas pobre chicas, y yo, Oh Dios, para una.// Si hubiera escuchado lo que mi mamá me dijo, estaría hoy en casa./ Siendo tan joven y tonto, pobre muchacho, dejé que un vagabundo me descarriara.// Dile a mi hermana pequeña que nunca haga lo que yo he hecho./ Que rehúya de esa casa de Nueva Orleans que la llaman El Sol Naciente.// Mi madre es costurera; vendió esos vaqueros nuevos./ Mi novio es un borracho, Señor, Señor, bebe en Nueva Orleans.// Lo único que un borracho necesita es una maleta y un baúl./ El único momento en el que está satisfecho es cuando está bebido.// Llena sus vasos hasta el borde, los pasa a su alrededor./ El único placer que obtiene de la vida es vagar de pueblo en pueblo.// Un pie está sobre el andén y el otro en el tren./ Vuelvo a Nueva Orleans para llevar esa bola con cadena.// Vuelvo a Nueva Orleans, mi carrera está casi acabada./ Vuelvo a pasar el resto de mis días bajo ese Sol Naciente.


La versión de Dylan cruzó el charco, y llegó a uno de los jóvenes grupos de blues y rythm’n’blues británicos: The Animals, grupo que –en mi opinión- interpretaron de una manera más profesional la música tradicional afroamericana; y así, el grupo encabezado por Eric Burdon y Alan Price, puso en las listas de éxitos una de las canciones más conmovedoras del imaginario tradicional estadounidense, no sé si cambiando la letra, o apoyándose en alguna de las innumerables versiones existentes.

 

 

The House of The Rising Sun

There is a house in New Orleans
They call the Rising Sun
And it’s been the ruin of many a poor boy/ girl 
And God I know I’m one

My mother was a tailor
She sewed my new bluejeans
My father was a gamblin’ man
Down in New Orleans

Now the only thing a gambler needs
Is a suitcase and trunk
And the only time he’s satisfied
Is when he’s on a drunk

Oh mother tell your children
Not to do what I have done
Spend your lives in sin and misery
In the House of the Rising Sun

Well, I got one foot on the platform
The other foot on the train
I’m goin’ back to New Orleans
To wear that ball and chain

Well, there is a house in New Orleans
They call the Rising Sun
And it’s been the ruin of many a poor boy
And God I know I’m one

http://www.lyrics007.com/The%20Animals%20Lyrics/House%20Of%20The%20Rising%20Sun%20Lyrics.html

La Casa del Sol Naciente

Hay una casa en Nueva Orleans/ que la llaman El Sol Naciente/ y ha sido la ruina de muchos pobres chicos-chicas/ y Dios sabe que soy uno de ellos.// Mi madre fue costurera,/ cosió mis vaqueros nuevos,/ mi padre fue un jugador/ en Nueva Orleans.// Lo único que necesita un tahúr/ es una maleta y un baúl,/ y el único momento en que está satisfecho/ es cuando está bebido.// Oh madre, dile a tus hijos/ que no hagan lo que yo he hecho,/ pasar vuestras vidas en el pecado y en la miseria/ en la Casa del Sol Naciente…


La interpretación de los Animals fue versionada por un grupo de pop catalán llamado Els Dracs (los dragones) como “La casa del sol neixent”:

Más versiones indispensables. Comenzando con los cantautores de la posguerra. Woody Guthrie interpretándola como balada country:

Pete Seeger, por su parte, prefiere una interpretación más cercana al blues:

La impresionante Odetta:

Y, siguiendo con las damas negras de la canción, la gran Nina simone:

La sudafricana Miriam Makeba:

De las versiones de los nuevos cantautores estadounidenses de los 60, me gustaría resaltar la de Tim Hardin –uno de mis favoritos-, que parece basarse mucho en los arreglos Van Ronk-Dylan. Escúchala: http://www.goear.com/listen/da7c13b/the-house-of-the-rising-sun-tim-hardin

Vamos acabando, dando un salto en el tiempo, con la  hermosa versión de la cantautora irlandesa Sinéad O’Connor:

Y, finalmente, como le vi ayer en televisión, Mr. Eric Burdon, gozando de buena salud:

A %d blogueros les gusta esto: