Posts Tagged ‘día de la mujer trabajadora’

Minifragmento de Billy («algo es algo») para el Día de la Mujer Trabajadora


Suelo decir en las presentaciones que no veréis a Marisa, la esposa del inspector Guillermo Niño, en la manifestación del 8 de marzo, pero que sí que empieza a cuestionarse ciertas cosas.
Feliz Día de la Mujer, incluso para las que no quieran, como Marisa.

Billy ("algo es algo") (Libros Indie, 2019) ©Gustavo Sierra Fernández
Billy («algo es algo») (Libros Indie, 2019) ©Gustavo Sierra Fernández

Seguidillas ecológicas


Una dedicatoria a las mujeres trabajadoras de verdad: desde aquellas que trabajan eficaz y agotadoramente junto a los hombres, en igualdad y compañerismo, hasta las llamadas señoras de la limpieza (cuyo trabajo no es lo suficientemente valorado la mayoría de las veces), las amas de casa (cuyo trabajo no es reconocido: reconoceré torero como profesión cuando de una vez por todas reconozcan "ama de casa" como trabajo) y a las prostitutas, una de las últimas y más largas formas de esclavitud en occidente (proxeneta y chulo=nazi). Pero no a esa forma que nos intentan vender, creada por el machismo/ capitalismo de la súper-woman. Para ello recurro a una mujer luchadora, cuyo trabajo inmenso no ha sido reconocido todavía y no entendemos el por qué: Elisa Serna, cantautora y ex-represaliada política, hoy columnista de La República.es.

Seguidillas ecológicas


Ya sale el sol, ya sale el sol
entre luces violetas
ya sale el sol:
dará a las cosechas
otro tirón.

Fecunda tierra,
cómo pagas con frutos,
fecunda tierra,
el sudor del que te ara
y de semillas te siembra.

Agüita clara,
vuelve a manar del pozo,
agüita clara,
que la del río baja
matando peces polucionada.

¡Vaya castigo!,
centrales nucleares,
¡vaya castigo!
La tapa de los sesos
saldrá volando y tú conmigo.

El viento amigo
acaricia la sierra
el viento amigo,
a veces huele a estiercol,
tierra mojada o pan cocido.

Mirando al fuego
imaginamos cosas,
mirando al fuego,
y a la luz de las brasas
como cenizas se esfuma
el lobo.

Que no se esfume
la brasa feminista,
que no se esfume:
la mujer en el mundo
es como en las flores
el perfume.

La noche en vela
se la pasa el parado,
la noche en vela,
soñando que se llena
de habichuelas la cazuela.

Brilla la luna
entre un manto de estrellas,
brilla la luna,
y el sueño va llegando
cantando nanas sin prisa alguna.

Está en la cuna,
la democracia, niña,
está en la cuna:
calienta biberones,
lávale mudas.

Elisa Serna

Feliz Día de la Mujer Trabajadora: por vuestros derechos
Feliç Diada de la Dona Treballadora: pels vostres drets
Zoriontsu Emakume-Langilea Eguna: zuen eskubideongatik
Feliz Día da Muller Traballadora: polos vosos dereitos

Día de la mujer trabajadora-Día da muller traballadora-Día de la dona treballadora-Langile emakume eguna


En un día como hoy, se conmemora -no hay que olvidarlo- que el 8 de marzo de 1908, en Nueva York, 146 mujeres murieron abrasadas en la industria textil Cotton por las bombas incendiarias que lanzaron dentro del edificio ante la negativa de estas de abandonar el encierro en señal de protesta por exigir lo que les pertenecía. Es un día de duelo para los trabajadores y para las mujeres: la historia del movimiento obrero se ha escrito con sangre, pero la de la mujer obrera con el doble de sangre, por el hecho de ser mujer y ser trabajadora.
¿Es necesario tener otro día del trabajador, trabajadora en este caso? Por supuesto, tal conmemoración sirve para la exigencia de mejoras laborales… Pero ha ocurrido algo muy feo desde mi punto de vista. Mientras que el 1 de mayo se mantiene como día de reivindicación laboral, el día de la mujer trabajadora, el año pasado me dejó muy mal sabor de boca. Lo que salió en los informativos no fueron las mujeres de la industria, ni las de la limpieza, ni siquiera tuvieron a bien mencionar a las prostitutas: la última forma de esclavitud a abolir en occidente (a los proxenetas los he borrado de la lista de la humanidad), no: salieron lo que hoy se conoce como una "súper-woman". Una súper-woman es, resuminedo, una mujer que ha triunfado laboralmente, pero como jefa de empresa, tiene hijos, los "educa" (cuando puede), limpia su casa, hace la cena… a su marido, no sé si se entiende.
Lo que nadie parece ver es que es la imagen más opuesta a este día: no deja de ser la super-woman un nuevo símbolo tanto del machismo como del capitalismo, lo cuál supone una doble traición al espíritu de este día. Superwoman…, ¿por qué no también el supermán? Un hombre que triunfa, educa a sus hijos, lleva al día su casa… Estas cosas se dieron en el pasado, excepto lo de triunfar en la empresa: recordad aquell@s viud@s, que no contaban con nadie ni con ayuda alguna: nadie les llamó super-nada…
¿Por qué no abordar el triste tema de la prostitución? O el de las mujeres que siguen viviendo bajo el yugo del patrón-esposo… No, eso incomoda a nuestros super-bien pensadores…
Solamente espero que este año lo aborden desde la perspectiva realista y no se dejen seducir por la mentira de una super-no-sé-qué: además, ¡¡eso son gilipolleces de yupi de los 80!!
A %d blogueros les gusta esto: