Posts Tagged ‘Freedom Singers’

Mary don’t you weep, don’t you morn/ If you miss me at the back of the bus/ Si no em trobes darrera l’autobús


La lucha del movimiento negro estadounidense fue una de las más impactantes en los años 60, y se creo admiradores y seguidores en todo el mundo.
Era muy frecuente que el Movimiento pro Derechos Civiles adaptara viejas canciones para convertirlas en himnos de lucha; y no era descabellado que utilizaran canciones tradicionales de sus misas: spirituals y godspells, pues en los días de la esclavitud dichas canciones les habían servido de aliento, e incluso algunas encerraban en ellas claves secretas para los esclavos que desearan escapar. Una de éstas se llama así:

Mary don’t you weep, don’t you mourn


O Mary, don’t you weep, don’t you mourn
O Mary, don’t you weep, don’t you mourn
Pharaoh’s army got drowned
O Mary, don’t you weep

Some of these mornings bright and fair
Take my wings and cleave the air
Pharaoh’s army got drowned
O Mary, don’t you weep

When I get to heaven goin’ to sing and shout
Nobody there for turn me out

Pharaoh’s army got drowned O Mary don’t you weep When I get to Heaven goin’ to put on my shoes
Run about glory and tell all the news
Pharaoh’s army got drowned
O Mary don’t you weep

www.negroespirituals.com

Oh, María no llores, no te lamentes,/ el ejército del faraón se ha ahogado./ Oh María, no llores, no te lamentes.// Una de estas mañanas brillantes y claras/ cojo mis alas y partir el viento./ El ejército del faraón se ha ahogado./ Oh, María, no llores.// Cuando vaya al Cielo voy a cantar y a gritar/ allí no hay nadie que me eche.// El ejército del Faraón…// Cuando vaya al Cielo voy a ponerme mis zapatos/ correr hacia la gloria y decir todas las noticias./ El ejército del faraón se ha ahogado./ Oh, María, no llores.

Traditional

El significado de la canción, que alude, como tantos otros espirituales negros al libro del Éxodo, es bien clara. Pues bien: en los años 50, Carver Neblett, miembro del grupo de folk negro Freedom Singers, realizó estas variaciones en la letra, haciendo referencia a aquello que la población negra quería hacer y no la dejaban, como eran los más elementales accesos al uso de recintos públicos:

If you miss me at from the back of the bus

1. If you miss me from the back of the bus
And you can’t find me nowhere
Come on up to the front of the bus
I’ll be riding up there (3x)

2. If you miss me from Jackson State
And you can’t find me nowhere
Come on over to Ole Miss
I’ll be studying over there (3x)

3. If you miss me from the cotton fields
And you can’t find me nowhere
Come on down to the courthouse
I’ll be voting right there (3x)

4. If you miss me from the Thrifty Drug Store
And you can’t find me nowhere
Come on over to Woolworth’s
’Cause I’ll be sitting in there (3x)

5. If you miss me from the picket line
And you can’t find me nowhere
Come on down to the jailhouse
I’ll be rooming down there (3x)

6. If you miss me from the Mississippi River
And you can’t find me nowhere
Come on down to the municipal plunge
’Cause I’ll be swimming in there (3x)

7. If you miss me from the front of the bus
And you can’t find me nowhere
Come on up to the driver’s seat
I’ll be driving up there (3x)

Si no me encuentras en el fondo del autobús,/ y no me puedes encontrar en ninguna parte,/ ven a la parte delantera del autobús:/ estaré sentado allí.// Si no me encuentras en Jackson State,/ y no me puedes encontrar en ninguna parte,/ ven a Ole Miss:/ yo estaré estudiando allí.// Si no me encuentras en los campos de algodón,/ y no puedes encontrarme en ninguna parte,/ ven al juzgado:/ estaré votando allí mismo.// Si no me encuentras en el Thrifty Drug Store,/ y no me puedes encontrar en ninguna parte,/ acércate a Wolworth’s:/ estaré sentado allí.// Si no me encuentras en el piquete,/ y no me puedes encontrar en ninguna parte,/ ven a la cárcel:/ estaré hospedado allí./ Si no me encuentras en río Mississippi,/ y no me puedes encontrar en ninguna parte,/ ven a la piscina municipal:/ porque estaré nadando allí.// Si no me encuentras delante en el autobús,/ y no me puedes encontrar en ninguna parte,/ ven al asiento del conductor:/ estaré conduciendo ahí.

Carver Neblett

Ahora bien. El Movimiento Negro por los Derechos Civiles, más concretamente el movimiento pacífico encabezado por Martin Luther King, traspasó, como casi todo lo que ocurre en Estados Unidos, fronteras: fuera de sus fronteras el movimiento era percibido por gente inteligente con una enorme simpatía y solidaridad, además de con una tremenda admiración por el ejemplo de los reverendos protestantes negros. Estos himnos fueron cantados por cantantes negros, por supuesto, como estos Freedom Singers, pero también por un hombre inteligente, por un hombre muy sabio, que era conocido en todo el mundo: el gran folklorista y cantautor, además de activista de múltiples causas (pro derechos civiles, pro trabajadores, pro inmigrantes, ecologistas), cantó esta versión; y de esa manera llegó a un grupo de gente que tenían auténtica devoción por Seeger y gran admiración por el Movimiento pro Derechos Civiles: en Cataluña, dentro de lo que fue El Grup de Folk, Xesco Boix, alumno catalán adelantado de Seeger, hacía esta versión, tomada de Kumbaworld:

Si no em trobes darrera l’autobús

Si no em trobes darrera l´autobús
Si no em trobes darrera l´autobús
i no em trobes pas enlloc.

Oh, oh, oh.
Vine cap al davant de l´autobús
Tu em trobaràs allà.

Tu em trobaràs allà. (2)
Vine cap al davant de l´autobús
Tu em trobaràs allà.


Si no em trobes a la concentració
i no em trobes pas enlloc.

Oh, oh, oh.
vine cap a la presó de la ciutat
tu em trobaràs allà.

Si no em trobes al riu Missisipi
i no em trobes pas enlloc.

Oh, oh, oh,
Vine cap a la piscina amb mi.
Jo estaré banyant-me allà.


adaptación:
Xesco Boix

   http://www.goear.com/files/localplayer.swf

Historia del folk español V: la influencia exterior


Seguimos a mediados y finales de los 60. Todavía lo que será el gran folk español es un total desconocido salvo para unos pocos: Joaquín Díaz, Sabandeños, José Menese, Enrique Morente, Manuel Gerena, María Salgado y Nuevo Mester de Juglaría son casi unos completos desconocidos para la música comercial.
Pero como siempre el ejemplo extranjero es el que marca el camino. Muchos tenían sus ojos puestos en la canción protesta norteamericana, que siempre estuvo muy unida al folk. Pete Seeger y Woody Guthrie fueron los grandes cantantes protesta de los años 40: llegaron a grabar canciones republicanas de la guerra civil. Para muchos su actitud era ejemplar, y tal vez por eso se les empezó a imitar. Dentro del Grup de Folk, Xesco Boix era absolutamente “seegeriano”, imitando su estilo y versionando sus canciones. Pau Riba, por su parte, traduce y versiona al primer Dylan al catalán, y ya se empieza a percibir un proyecto en el cual, al igual que en el folk norteamericano, las viejas canciones se puedan convertir en armas de la protesta. Bien lo consiguieron en un primer momento Mª del Mar y Marina Rossell, que no tenían nada que envidiar a Joan Baez.
Como algunos sabéis, para la época en que estos estilos arrasan, en su lugar de origen estaban ya en vías de extinción. Pasa con esto y también con el siguiente estilo.
Hacia el año 68, nace un nuevo grupo: Nuestro Pequeño Mundo es una formación cuyo proyecto es abrirse al folklore de todo el mundo. Versionan canciones americanas, castellanas, catalanas, africanas, latinoamericanas y los grandes éxitos de la protesta de Pablo Guerrero, Raimon o Serrat a lo largo de su carrera. Tras su estela surgen también nuevos grupos que combinaban la poesía española y la música folk y folk-rock inspirados en grupos como Peter, Paul & Mary, Freedom Singers, Mamas & Papas o Byrds: en Castilla son importantes Aguaviva, grupo de buen gusto musical cuya canción más famosa fue “Poetas andaluces” de Alberti que apareció producida por el también cantautor Manolo Díaz. Otros grupos más surgen: Almas Humildes, de donde saldría Antonio Resines (no confundir con el actor), en Andalucía Jarcha, a caballo con el flamenco y el folk-rock; solistas como Pablo Guerrero; el grupo catalán Falsterbo 3, y muchos más.
Pero es un estilo importado, y todavía estaría por venir el folk tradicional como arma de protesta. Esta metamorfosis vendrá en la década siguiente, cuando jotas, fandangos, seguidillas y muiñeiras se conviertan en la, tal vez, arma de protesta más efectiva. Es cierto que hemos hablado de Seeger, Guthrie, Joan Baez y Dylan como determinantes: pero lo que dio el gran impulso a la creación de un folk reivindicativo fue sin más ni menos el ejemplo de la música latinoamericana, seguramente por la facilidad del idioma y la proximidad de los temas. Violeta Parra y Atahualpa Yupanqui primero, y después Víctor Jara, Daniel Viglietti, Mercedes Sosa, etc., junto a grupos como Quilapayún, Inti-Illimani y un largo etcetera, fueron los que alumbraron a toda una generación de músicos cuando usaban la música tradicional de su país para la protesta: en el caso de los Andes no
estaba exenta de indigenismo.
A %d blogueros les gusta esto: