Posts Tagged ‘Ian Anderson’

Dejadme traeros canciones del bosque


Miniatura de unos juglares en las Cantigas de Alfonso X de Castilla

Hoy por ser tal día, me voy a dedicar una canción a mí mismo, pero también a todos vosotros. Una canción del juglar Ian Anderson con sus Jethro Tull. Escuchad estas canciones del bosque y brindad conmigo por los trovadores sin instrumento:

Songs from the wood

Let me bring you songs from the wood:
To make you feel much better than you could know –
Dust you down from tip to toe –
Show you how the garden grows –
Hold you steady as you go –
Join the chorus if you can:
It’ll make of you an honest man

Let me bring you love from the field:
Poppies red and roses filled with summer rain
To heal the wound and still the pain
That threatens again and again
As you drag down every lovers’ lane
Life’s long celebration’s here
I’ll toast you all in penny cheer

Let me bring you all things refined:
Galliards and Lute songs served in chilling ale
Greeting well-met fellow, hail!
I am the wind to fill your sail
I am the cross to take your nail:
A singer of these ageless times –
With kitchen prose and gutter rhymes

Songs from the wood – make you feel much better
Songs from the wood – make you feel much better

Songs from the wood
Songs from the wood

Let me bring you love from the field:
Poppies red and roses filled with summer rain
To heal the wound and still the pain
That threatens again and again
As you drag down every lovers’ lane
Life’s long celebration’s here
I’ll toast you all in penny cheer

Songs from the wood – make you feel much better
Songs from the wood – make you feel much better

http://lyricskeeper.es/es/jethro-tull/songs-from-the-wood.html

Canciones del bosque

Déjame traerte canciones del bosque:/ para hacerte sentir mucho mejor de lo que pudieras saber –/ Empólvate de pies a cabeza-/ Te enseño cómo crecen los jardines-/ Mantente firme mientras vas-/ Únete al coro si puedes:/ hará de ti un hombre honesto.// Déjame traerte amor de los campos:/ Rojas amapolas y rosas llenas con lluvia veraniega/ para curar la herida y calmar el dolor/ que amenaza una y otra vez/ cuando arruinas el callejón de cada amante/ La larga celebración de la vida está aquí/ Brindaré a la salud de todos vosotros con el *viva al dinero*// Déjame traerte todas las cosas purificadas:/ las canciones de gallarda y laúd se sirvieron con ale helada/ Saludo amigo bien-hallado, ¡salud!/ Yo soy el viento para inflar tu vela/ Soy la cruz para que cojas tu clavo:/ Un cantante de estos tiempos eternos-/ con prosa de cocina y rimas de cuneta.// Canciones del bosque – te hacen sentir mucho mejor…// Canciones del bosque…

Ian Anderson

 

No sé lo que durará esto en you-tube, pero aquí puedes oír el disco entero:

Anuncios

Los cuentos de Jethro Tull


Puss-in-Boots-1695Mamá Oca” o “Mamá/ Madre Ganso/a” fue una colección de cuentos infantiles populares que se empezaron a difundir en la Francia del siglo XVII, siendo el escritor Charles Perrault su principal difusor en su libro Historias y Cuentos de Tiempos Pasados (Los Cuentos de mi Madre la Oca); “Mamá Oca” (Mére l’Oyé) era el nombre que se le daba a la típica y arquetípica mujer del campo, aunque lo más probable es que la Mamá Oca de los cuentos no fuera una única mujer, sino varias. Los cuentos de Mamá Oca traspasaron la frontera y pasaron España y a las Islas Británicas: en España los cuentos se disgregaron de la colección (como “El Gtao con Botas” o “Caperucita Roja”), pero en la Gran Bretaña, en donde se la bautizó como Madre Ganso, adquirieron tal popularidad que comenzó su propia colección de cuentos.

Esta canción de Jethro Tull, incluida en su fabuloso disco Aqualung, basada musicalmente en melodías tradicionales británicas, se basa en cierto modo en los cuentos de Madre Ganso, aunque es más bien un revoltijo poético que, quizás, imite las fábulas y cuentos rimados de la Mamá Ganso británica:

Mother Goose

As I did walk by Hampstead Fair
I came upon Mother Goose -so I turned her loose-
she was screaming
And a foreign student said to me-
was it really true there are elephants and lions too
in Piccadilly Circus?
Walked down by the bathing pond
to try and catch some sun
Saw at least a hundred schoolgirls sobbing
into hankerchiefs as one
I don’t believe they knew
I was a schoolboy

And a bearded lady said to me-
if you start your raving and your misbehaving-
you’ll be sorry
Then the chicken-fancier came to play-
with his long red beard (and his sister’s weird:
she drives a lorry)

Laughed down by the putting green-
I popped `em in their holes
Four and twenty labourers were labouring-
digging up their gold
I don’t believe they knew
that I was Long John Silver

Saw Johnny Scarecrow make his rounds
in his jet-black mac (which he won’t give back)-
stole it from a snow man

http://lyricskeeper.es/es/jethro-tull/mother-goose.html

Madre Ganso

Mientras paseaba por la Feria de Hampstead/ me encontré a Madre Ganso –pues la solté-/ ella estaba gritando/ Y un estudiante de intercambio me dijo-/ ¿era realmente cierto que hay elefantes y también leones/ en Piccadilly Circus?/ Caminé por el estanque/ para intentar tomar el sol/ Vi por lo menos a cien chicas escolares sollozando/ en sus pañuelos como una/ No creo que supieran/ que yo era un escolar.// Y una dama barbuda me dijo-/ si empiezas con tu delirio y tu mal comportamiento-/ lo lamentarás./ Entonces el pollo más elegante vino a jugar-/ con su larga barba roja (y su hermana es rara:/ conduce un camión)// Ridiculizado en el minigolf-/ la metí en sus agujeros/ Cuatro y veinte labradores labraban-/ escavando por su oro/ No creo que supieran/ que yo era Long John Silver.// Vi a Johnny el Espantapájaros hacer su ronda/ en su impermeable negro (que no devolvió)-/ robado a un hombre de nieve.

Ian Anderson

Jethro Tull

A Passion Play II


Viene de A Passion Play I

A Passion Play

(2nd Part)

[The Story Of The Hare Who Lost His Spectacles]
[Words by Jeffrey Hammond]

 

This is the story of the hare who lost his spectacles.

Owl loved to rest quietly whilst no one was watching. Sitting on a fence one day, he was surprised when suddenly a kangaroo ran close by. Now this may not seem270087 strange, but when Owl overheard Kangaroo whisper to no one in particular, "The hare has lost his spectacles," well, he began to wonder. Presently, the moon appeared from behind a cloud and there, lying on the grass was hare. In the stream that flowed by the grass a newt. And sitting astride a twig of a bush a bee. Ostensibly motionless, the hare was trembling with excitement, for without his spectacles he was completely helpless. Where were his spectacles? Could someone have stolen them? Had he mislaid them? What was he to do? Bee wanted to help, and thinking he had the answer began: "You probably ate them thinking they were a carrot." "No!" interrupted Owl, who was wise. "I have good eye-sight, insight, and foresight. How could an intelligent hare make such a silly mistake?" But all this time, Owl had been sitting on the fence, scowling! Kangaroo were hopping mad at this sort of talk. She thought herself far superior in intelligence to the others. She was their leader, their guru. She had the answer: "Hare, you must go in search of the optician." But then she realized that Hare was completely helpless without his spectacles. And so, Kangaroo loudly proclaimed, "I can’t send Hare in search of anything!" "You can guru, you can!" shouted Newt. "You can send him with Owl." But Owl had gone to sleep. Newt knew too much to be stopped by so small a problem "You can take him in your pouch." But alas, Hare was much too big to fit into Kangaroo’s pouch. All this time, it had been quite plain to hare that the others knew nothing about spectacles.
As for all their tempting ideas, well Hare didn’t care. The lost spectacles were his own affair. And after all, Hare did have a spare a-pair. A-pair.

[Forest Dance #2 (Instrumental)]

[The Foot Of Our Stairs]

We sleep by the ever-bright hole in the door,
eat in the corner, talk to the floor,
cheating the spiders who come to say "Please",
(politely). They bend at the knees.
Well, I’ll go to the foot of our stairs.
Old gentlemen talk of when they were young
of ladies lost and erring sons.
Lace-covered dandies revel (with friends)
pure as the truth, tied at both ends.
Well I’ll go to the foot of our stairs.
Scented cathedral spire pointed down.
We pray for souls in Kentish Town.
A delicate hush the gods, floating by
wishing us well, pie in the sky.
God of ages, Lord of Time, mine is the right to be wrong.
Well I’ll go to the foot of our stairs.
Jack rabbit mister spawn a new breed
of love-hungry pilgrims (no bodies to feed).
Show me a good man and I’ll show you the door.
The last hymn is sung and the devil cries "More."

Well, I’m all for leaving and that being done,
I’ve put in a request to take up my turn
in that forsaken paradise that calls itself "Hell"
where no-one has nothing and nothing is –well- meaning fool,
pick up thy bed and rise up from your gloom smiling.
Give me your hate and do as the loving heathen do.

[Overseer Overture]

Colours I’ve none, dark or light, red, white or blue.
Cold is my touch (freezing).

Summoned by name – I am the overseer over you.
Given this command to watch o’er our miserable sphere.
Fallen from grace, called on to bring sun or rain.
Occasional corn from my oversight grew.
Fell with mine angels from a far better place,
offering services for the saving of face.
Now you’re here, you may as well admire
all whom living has retired from the benign reconciliation.
Legends were born surrounding mysterious lights
seen in the sky (flashing).
I just lit a fag then took my leave in the blink of an eye.
Passionate play join round the maypole in dance
(primitive rite) (wrongly).
Summoned by name I am the overseer over you.

[Flight From Lucifer]

 

Flee the icy Lucifer. Oh he’s an awful fellow!
What a mistake! I didn’t take a feather from his pillow.
Here’s the everlasting rub… neither am I good or bad.
I’d give up my halo for a horn and the horn for the hat I once had.
I’m only breathing. There’s life on my ceiling.
The flies there are sleeping quietly.
Twist my right arm in the dark.
I would give two or three for
one of those days that never made
impressions on the old score.
I would gladly be a dog barking up the wrong tree.
Everyone’s saved we’re in the grave.
See you there for afternoon tea.
Time for awaking the tea lady’s making
a brew-up and baking new bread.
Pick me up at half past none
there’s not a moment to lose.
There is the train on which I came.
On the platform are my old shoes.
Station master rings his bell.
Whistles blow and flags wave.
A little of what you fancy does you good (Or so it should).
I thank everybody
for making me welcome.
I’d stay but my wings have just dropped off.

[10.08 To Paddington (Instrumental)]
[Magus Perde]

Hail! Son of kings make the ever-dying sign
cross your fingers in the sky for those about to BE.
There am I waiting along the sand.
Cast your sweet spell upon the land and sea.
Magus Perde, take your hand from off the chain.
Loose a wish to still, the rain, the storm about to BE.
Here am I (voyager into life).
Tough are the soles that tread the knife’s edge.
Break the circle,stretch the line, call upon the devil.
Bring the gods, the gods’ own fire
In the conflict revel.
The passengers upon the ferry crossing, waiting to be born,
renew the pledge of life’s long song rise to the reveille horn.
Animals queueing at the gate that stands upon the shore
breathe the ever-burning fire that guards the ever-door.

Man – son of man – buy the flame of ever-life
(yours to breathe and breath the pain of living)… living BE!
Here am I! Roll the stone away
from the dark into ever-day.

[Epilogue]

There was a rush along the Fulham Road
into the Ever-passion Play.

Una obra de la pasión

(2ª parte)

El cuento de la liebre que perdió sus gafas

Éste es el cuento de la liebre que perdió sus gafas.

Búho amaba descansar tranquilamente mientras nadie miraba. Un día, sentado en la valla, se sorprendió cuando de repente un canguro pasó corriendo cerca de él. Ahora bien, esto podría no parecer extraño, pero cuando Búho escuchó por casualidad a Canguro susurrar para nadie en particular, “La liebre ha perdido sus gafas”, pues comenzó a pensar. De pronto, la Luna apareció de detrás de una nube y allí, tumbada sobre la hierba, estaba Liebre. En el arroyo que fluía cerca de la hierba había un tritón. Y sentada a horcajadas en la ramita de un arbusto una abeja. Aparentemente inmóvil, la liebre temblaba de emoción porque sin sus gafas estaba completamente indefensa. ¿Dónde estaban sus gafas? ¿Las pudo robar alguien? ¿Las había extraviado? ¿Qué iba a hacer? Abeja quería ayudar, y pensando que tenía la respuesta, comenzó: “Probablemente te las comiste pensando que era una zanahoria”. “¡No!”, interrumpió Búho, que era sabio. “Tengo buena vista, visión y previsión, ¿cómo podría una liebre inteligente cometer un error tan tonto?” ¡Pero durante todo este tiempo Búho había estado sentado en la valla con expresión ceñuda! Canguro esperaba con locura su momento de hablar. Ella se consideraba muy superior en inteligencia a lo demás. Era su líder, su gurú. Ella tenía la respuesta: “Liebre, debes ir a buscar al óptico”. Pero entonces se dio cuenta de que Liebre estaba totalmente indefensa sin sus gafas. Y entonces, Canguro proclamó en alto: “¡No puedo enviar a Liebre a buscar nada!”. “¡Tú puedes, gurú, tú puedes!”, gritó Tritón. “Puedes enviarla con Búho”. Pero Búho se había ido a dormir. Tritón sabía demasiado bien qué era quedarse parado por un problema tan pequeño “Puedes llevarle en tu bolsa”. Pero ¡ay!, Liebre era muy grande para caber en la bolsa de Canguro. Durante todo este tiempo, quedó bien claro para Liebre que los demás no sabían nada sobre las gafas.

En cuanto a todas sus ideas tentadoras, pues, a Liebre no le interesaban. Las gafas perdidas eran asunto suyo. Y al fin y al cabo, Liebre tenía un par de repuesto. Un par.

El pie de nuestra escalera

Dormimos cerca del siempre brillante agujero de la puerta, comemos en la esquina, hablamos en el suelo,/ estafando a las arañas que vienen a decir “Por favor”,/ (educadamente). Se postran de rodillas./ Bien, iré al pie de nuestra escalera./ Los viejos señores hablan de cuando fueron jóvenes/ de señoras perdidas y de canciones errantes./ Los dandis cubiertos de encajes están de juerga (con amigos)/ puro como la verdad, atado por los dos extremos./ Bien, iré al pie de nuestra escalera./ Torre de la catedral perfumada hacia abajo./ Rezamos por las almas en Kentish Town./ Un silencio delicado los dioses, flotando/ nos desean lo mejor, tarta en el cielo./ Dios de las edades, Señor del Tiempo, mío es el derecho a equivocarme./ Bien, iré al pie de nuestra escalera./ El Señor Liebre engendra una nueva raza/ de peregrinos hambrientos de amor (sin cuerpos que alimentar)./ Enséñame un buen hombre y yo te enseñaré la puerta./ Se canta el último himno y el diablo grita “Otra”.// Bien, estoy a favor de irme y eso se está haciendo,/ pongo en una solicitud tomar mi turno/ en ese paraíso abandonado que se llama a sí mismo “Infierno”/ donde nadie tiene nada y nada significa –bien- tonto,/ recoge tu cama y levántate de tu sombría sonrisa./ Dame tu odio y haz como los amantes paganos hacen.

Obertura del capataz

Los colores que no tengo, oscuro o luminoso, rojo, blanco o azul./ Frío es mi toque (helado)// Convocado por mi nombre –soy el capataz sobre ti./ Se me ha dado la orden de observar sobre nuestra miserable esfera./ Caído de la gracia, llamado para traer el sol o la lluvia./ El maíz ocasional creció desde mi supervisión./ Cayeron conmigo ángeles de un lugar lejano mejor/ ofreciendo servicios para salvar la cara./ Ahora estás aquí, puede que también admires/ a quien viviendo se ha retirado desde la benigna reconciliación./ Las leyendas nacieron rodeando luces misteriosas/ vistas en el cielo (relampagueando)./ Solo encendí un cigarro, a continuación me despedí en el parpadeo de un ojo./ La apasionada interpretación se une a toda la cruz de mayo bailando/ (rito primitivo) ((erróneamente)/ Convocado por mi nombre soy el capataz sobre ti.

Huir de Lucifer

Huye del helado Lucifer. ¡Oh! ¡Es un terrible compañero!/ ¡Qué error! No cogí una pluma de su almohada./ Aquí está el eterno frotamiento… ni soy bueno ni malo./ Daría mi halo por un cuerno y el cuerno por el sombrero que tuve una vez./ Sólo estoy respirando. Hay vida en mi techo./ Las moscas están ahí durmiendo tranquilamente./ Tuerzo mi brazo derecho en la oscuridad./ Daría dos o tres por/ uno de esos días que nunca/ impresionaron en la vieja puntuación./ Contento sería un perro ladrándole al árbol equivocado./ Todo el mundo está salvado estamos en la tumba./ Te veré allí para el te de la tarde./ Hora de levantarse la señora del te está haciendo cerveza y horneando pan tierno./ Recógeme a las nada y media/ no hay tiempo que perder./ Ahí está el tren en el que vine./ En el andén están mis zapatos viejos./ El jefe de estación hace sonar la campana./ Los silbatos suenan y las banderas hondean./ Un poco de lo que imaginas te hace bueno (O eso debería)./ Agradezco a todos/ el haberme dado la bienvenida./ Me quedaría pero mis alas se acaban de caer.

Magus Perde

¡Saludos! El hijo de los reyes hace la señal de cada muerte/ cruza tus dedos en el cielo por aquellos que van a SER./ Ahí estoy yo esperando en la arena./ Lanza tu dulce hechizo sobre la tierra y el mar./ Magus Perde, saca tu mano de la cadena./ Suelta un deseo para calmar, la lluvia, la tormenta que va a SER./ Aquí estoy yo (viajero en la vida)./ Duras son las plantas de los pies que pisan el filo del cuchillo./ Rompe el círculo, estira la línea, invoca al diablo./ Trae a los dioses, el fuego propio de los dioses/ en el conflicto se divierte./ Los pasajeros sobre el ferri cruzando, esperando a nacer,/ renuevan la promesa de la larga canción de la vida que se eleva a la corneta de diana./ Los animales hacen cola a la puerta que está sobre la costa/ respiran el eterno fuego que guarda la puerta eterna.// El hombre –hijo del hombre- compra la llama de la vida eterna/ (tuyo es el respirar y el aliento del sufrimiento de vivir)… ¡viviendo SÉ!/ ¡Aquí estoy yo! Remuevo la piedra/ de la oscuridad hacia el día eterno.

Epílogo

Todo el mundo iba por Fulham Road./ Había un silencio en La Obra de la Pasión.

Ian Anderson

Jethro Tull

Letra tomada de http://www.elyrics.net/read/j/jethro-tull-lyrics/a-passion-play-%28Part-2%29-lyrics.html

Jethro Tull: A Passion Play I


 

A Passion Play

(1st Part)

[Lifebeats (Instrumental)]
[Prelude (Instrumental)]
[The Silver Cord]

"Do you still see me even here?" jt-a-passion-play
(The silver cord lies on the ground.)
"And so I’m dead", the young man said
over the hill (not a wish away).
My friends (as one) all stand aligned
although their taxis came too late.
There was a rush along the Fulham Road.
There was a hush in the Passion Play.
Such a sense of glowing in the aftermath
ripe with rich attainments all imagined
sad misdeeds in disarray
the sore thumb screams aloud,
echoing out of the Passion Play.
All the old familiar choruses come crowding in a different key:
Melodies decaying in sweet dissonance.
There was a rush along the Fulham Road
into the Ever-passion Play.

And who comes here to wish me well?
A sweetly-scented angel fell.
She laid her head upon my disbelief
and bathed me with her ever-smile.
And with a howl across the sand
I go escorted by a band of gentlemen in leather bound
NO-ONE (but someone to be found).

[Re-Assuring Tune (Instrumental)]
[Memory Bank]

All along the icy wastes there are faces smiling in the gloom.
Roll up roll down, Feeling unwound? Step into the viewing room.
The cameras were all around. We’ve got you taped; you’re in the play.
Here’s your I.D. (Ideal for identifying one and all.)
Invest your life in the memory bank; ours the interest and we thank you.
The ice-cream lady wets her drawers, to see you in the passion play.

Take the prize for instant pleasure, captain of the cricket team
public speaking in all weathers, a knighthood from a queen.

[Best Friends]

All of your best friends’ telephones never cooled from the heat of your hand.
from your hand…..
There’s a line in a front-page story, 13 horses that also-ran.
also ran…..
Climb in your old umbrella. Does it have a nasty tear in the dome?
in the dome…..
But the rain only gets in sometimes and the sun never leaves you alone,
you alone…..
you alone…..
you alone…..
you alone…..

[Critique Oblique]

Lover of the black and white it’s your first night.
The Passion Play, goes all the way, spoils your insight.
Tell me how the baby’s made, how the lady’s laid,
why the old dog howls in sadness.
And your little sister’s immaculate virginity wings away
on the bony shoulders of a young horse named George
who stole surreptitiously into her geography revision.
(The examining body examined her body.)

Actor of the low-high Q, let’s hear your view.
Peek at the lines upon your sleeves since your memory won’t do.
Tell me: how the baby’s graded, how the lady’s faded,
why the old dogs howl with madness.

All of this and some of that’s the only way to skin the cat.
And now you’ve lost a skin or two, you’re for us and we for you.
The dressing room is right behind, We’ve got you taped, you’re in the play.
How does it feel to be in the play?
How does it feel to play the play?
How does it feel to be the play?

Man of passion rise again, we won’t cross you out:
for we do love you like a son, of that there’s no doubt.
Tell us: is it you who are here for our good cheer?
Or are we here for the glory, for the story, for the gory satisfaction
of telling you how absolutely awful you really are?

There was a rush along the Fulham Road.
There was a hush in the Passion Play.

[Forest Dance #1 (Instrumental)]

Una obra de la pasión

(1ª Parte)

La cuerda plateada

“¿Me ves todavía incluso aquí?”/ (La cuerda plateada yace en el suelo)/ “Y entonces estoy muerto”, dijo el joven/ sobre la colina (no un deseo distante)./ Mis amigos (como uno solo) están todos en fila/ aunque sus taxis llegaron demasiado tarde./ Todo el mundo iba por Fulham Road./ Había un silencio en La Obra de la Pasión./ Qué sensación de brillantez en las secuelas/ groseras con los ricos logros que todos imaginaron/ triste fechoría en desorden/ el pulgar dolorido del pie grita/ haciéndose eco de la Obra de de la Pasión./ Todos los viejos coros familiares vienen amontonándose en una clave diferente:/ Las melodías se descomponen en una dulce disonancia./ Todo el mundo iba por Fulham Road/ para entrar en la Eterna Obra de la Pasión.// Y ¿quién viene aquí a desearme suerte?/ Un ángel dulcemente perfumado cayó./ Ella dejó caer su cabeza sobre mi incredulidad/ y me bañó con su sempiterna sonrisa./ Y con un aullido a través de la arena/ voy acompañado por un grupo de señores embutidos en cuero/ NADIE (salvo alguien que encontrar).

Banco de la Memoria

A través de los desechos helados hay caras sonrientes en la penumbra/ Enrollándose arriba enrollándose abajo, ¿se siente desenrollado? Entro en el patio de butacas./ Las cámaras estaban por todas partes. Te hemos grabado; estás en la función./ Aquí está tu I. D. (Ideal para identificar a uno y a todos)./ Invierte tu vida en el banco de la memoria; los intereses son nuestros y te lo agradecemos./ La señora de los helados moja sus bragas por verte en la Obra de la Pasión.// Ten tu premio por un momento de placer, el capitán del equipo de cricket/ habla en público en todos los tiempos, caballería de una reina.

Lo mejores amigos

Todos los teléfonos de tus mejores amigos nunca se enfrían en el calor de tu mano/ de tu mano…/ Hay una línea en el artículo de primera plana, 13 caballos que son del montón./ del montón…/ Sube en tu viejo paraguas ¿Tiene un repugnante desgarrón en la punta?/ en la punta…/ Pero sólo llueve a veces y el sol nunca te abandona/ te abandona…

Oblicua crítica

Amante del blanco y negro es tu primera noche./ La Obra de la Pasión, va hasta el final, estropea tu visión./ Dime cómo se hizo el bebé, cómo está tumbada la señora,/ por qué el perro viejo aúlla de tristeza.// Y la inmaculada virginidad de tu hermana pequeña se aleja volando/ sobre los hombros huesudos de un joven caballo llamado George/ que robó subrepticiamente en la revisión de su geografía./ (El cuerpo examinante examinó su cuerpo)// Actor de alta y baja calidad, oigamos tu punto de vista./ Ojea las líneas sobre tu manga cuando la memoria te fala./ Dime: cómo se ha clasificado el bebé, cómo se ha desvanecido la señora,/ por qué los perros viejos aúllan de locura.// Todo esto y algo de aquello es la única manera de pelar al gato./ Y ahora habéis perdido una piel o dos, vosotros por nosotros y nosotros por vosotros./ El vestuario está justo ahí atrás, te hemos grabado, estás en la función./ ¿Cómo se siente al estar en la función?/ ¿Cómo te sientes interpretando el papel?/ ¿Cómo se siente siendo la función?// Hombre de la pasión, álzate de nuevo, no te atravesaremos:/ porque te queremos como a un hijo, de eso no hay duda./ Decidnos: ¿sois vosotros los que estáis aquí por nuestro buen humor?/ O ¿estamos aquí por la gloria, por la historia, por la sangrienta satisfacción/ de deciros lo absolutamente espantosos que sois de verdad?// Todo el mundo iba por Fulham Road./ Había un silencio en La Obra de la Pasión.

Ian Anderson

Jethro Tull

NOTA: es una traducción aproximada, así que admito y ruego sugerencias.

Letra tomada de http://www.elyrics.net/read/j/jethro-tull-lyrics/a-passion-play-%28Part-1%29-lyrics.html

Ir a “A Passion Play II

Thick as a brick


Me viene muy a cuento esta canción, signifique lo que signifique en inglés su título, porque en castellano estar "denso como un ladrillo" viene a significar que a uno le cuesta canalizar lo que piensa, aunque su mente esté muy activa, o que precisamente su mente va más lento de lo que suele ir… a parte de que es una canción cojonuda. La idea de esta canción era una historia que se le ocurrió a Ian Anderson: un niño prodigio, Gerald Bostock, que escribe poesía la presenta a un concurso de su pueblo y gana; luego es descalificado o algo así. En realidad el niño no es otro que Ian Anderson, pero él, por seguir con la historia del disco-concepto firmó los créditos como autor de la música y a Gerald Bostock autor de la letra.

Thick as a brick

Really don’t mind if you sit this one out.
 
My words but a whisper — your deafness a SHOUT.
I may make you feel but I can’t make you think.
Your sperm’s in the gutter — your love’s in the sink.
So you ride yourselves over the fields and
you make all your animal deals and
your wise men don’t know how it feels to be thick as a brick.
And the sand-castle virtues are all swept away in
the tidal destruction
the moral melee.
The elastic retreat rings the close of play as the last wave uncovers
the newfangled way.
But your new shoes are worn at the heels and
your suntan does rapidly peel and
your wise men don’t know how it feels to be thick as a brick.
 
And the love that I feel is so far away:
I’m a bad dream that I just had today — and you
shake your head and
say it’s a shame.
 
Spin me back down the years and the days of my youth.
Draw the lace and black curtains and shut out the whole truth.
Spin me down the long ages: let them sing the song.
 
See there!  A son is born — and we pronounce him fit to fight.
There are black-heads on his shoulders, and he pees himself in the night.
We’ll
make a man of him
put him to trade
teach him
to play Monopoly and
to sing in the rain.
 
The Poet and the painter casting shadows on the water —
as the sun plays on the infantry returning from the sea.
The do-er and the thinker: no allowance for the other —
as the failing light illuminates the mercenary’s creed.
The home fire burning: the kettle almost boiling —
but the master of the house is far away.
The horses stamping — their warm breath clouding
in the sharp and frosty morning of the day.
And the poet lifts his pen while the soldier sheaths his sword.
 
And the youngest of the family is moving with authority.
Building castles by the sea, he dares the tardy tide to wash them all aside.
 
The cattle quietly grazing at the grass down by the river
where the swelling mountain water moves onward to the sea:
the builder of the castles renews the age-old purpose
and contemplates the milking girl whose offer is his need.
The young men of the household have
all gone into service and
are not to be expected for a year.
The innocent young master — thoughts moving ever faster —
has formed the plan to change the man he seems.
And the poet sheaths his pen while the soldier lifts his sword.
 
And the oldest of the family is moving with authority.
Coming from across the sea, he challenges the son who puts him to the run.
 
What do you do when
the old man’s gone — do you want to be him?  And
your real self sings the song.
Do you want to free him?
No one to help you get up steam —
and the whirlpool turns you `way off-beam.
 
LATER.
I’ve come down from the upper class to mend your rotten ways.
My father was a man-of-power whom everyone obeyed.
So come on all you criminals!
I’ve got to put you straight just like I did with my old man —
twenty years too late.
Your bread and water’s going cold.
Your hair is too short and neat.
I’ll judge you all and make damn sure that no-one judges me.
 
You curl your toes in fun as you smile at everyone — you meet the stares.
You’re unaware that your doings aren’t done.
And you laugh most ruthlessly as you tell us what not to be.
But how are we supposed to see where we should run?
I see you shuffle in the courtroom with
your rings upon your fingers and
your downy little sidies and
your silver-buckle shoes.
Playing at the hard case, you follow the example of the comic-paper idol
who lets you bend the rules.
 
So!
Come on ye childhood heroes!
Won’t you rise up from the pages of your comic-books
your super crooks
and show us all the way.
Well!  Make your will and testament. Won’t you?
Join your local government.
We’ll have Superman for president
let Robin save the day.
 
You put your bet on number one and it comes up every time.
The other kids have all backed down and they put you first in line.
And so you finally ask yourself just how big you are —
and take your place in a wiser world of bigger motor cars.
And you wonder who to call on.
 
So!  Where the hell was Biggles when you needed him last Saturday?
And where were all the sportsmen who always pulled you though?
They’re all resting down in Cornwall —
writing up their memoirs for a paper-back edition
of the Boy Scout Manual.
 
LATER.
See there!  A man born — and we pronounce him fit for peace.
There’s a load lifted from his shoulders with the discovery of his disease.
We’ll
take the child from him
put it to the test
teach it
to be a wise man
how to fool the rest.
 
QUOTE
We will be geared to the average rather than the exceptional
God is an overwhelming responsibility
we walked through the maternity ward and saw 218 babies wearing nylons
cats are on the upgrade
upgrade?  Hipgrave.  Oh, Mac.
 
LATER
In the clear white circles of morning wonder,
I take my place with the lord of the hills.
And the blue-eyed soldiers stand slightly discoloured (in neat little rows)
sporting canvas frills.
With their jock-straps pinching, they slouch to attention,
while queueing for sarnies at the office canteen.
Saying — how’s your granny and
good old Ernie: he coughed up a tenner on a premium bond win.

The legends (worded in the ancient tribal hymn) lie cradled
in the seagull’s call.
And all the promises they made are ground beneath the sadist’s fall.
The poet and the wise man stand behind the gun,
and signal for the crack of dawn.
Light the sun.
 
Do you believe in the day?  Do you?
Believe in the day!  The Dawn Creation of the Kings has begun.
Soft Venus (lonely maiden) brings the ageless one.
Do you believe in the day?
The fading hero has returned to the night — and fully pregnant with the day,
wise men endorse the poet’s sight.
Do you believe in the day?  Do you?  Believe in the day!
 
Let me tell you the tales of your life of
your love and the cut of the knife
the tireless oppression
the wisdom instilled
the desire to kill or be killed.
Let me sing of the losers who lie in the street as the last bus goes by.
The pavements ar empty: the gutters run red — while the fool
toasts his god in the sky.

So come all ye young men who are building castles!
Kindly state the time of the year and join your voices in a hellish chorus.
Mark the precise nature of your fear.
Let me help you pick up your dead as the sins of the father are fed
with
the blood of the fools and
the thoughts of the wise and
from the pan under your bed.
Let me make you a present of song as
the wise man breaks wind and is gone while
the fool with the hour-glass is cooking his goose and
the nursery rhyme winds along.

So!  Come all ye young men who are building castles!
Kindly state the time of the year and join your voices in a hellish chorus.
Mark the precise nature of your fear.
See!  The summer lightning casts its bolts upon you
and the hour of judgement draweth near.
Would you be
the fool stood in his suit of armour or
the wiser man who rushes clear.
So!  Come on ye childhood heroes!
Won’t your rise up from the pages of your comic-books
your super-crooks and
show us all the way.
Well!  Make your will and testament.
Won’t you?  Join your local government.
We’ll have Superman for president
let Robin save the day.
So!  Where the hell was Biggles when you needed him last Saturday?
And where were all the sportsmen who always pulled you through?
They’re all resting down in Cornwall — writing up their memoirs
for a paper-back edition of the Boy Scout Manual.
 
OF COURSE
So you ride yourselves over the fields and
you make all your animal deals and
your wise men don’t know how it feels to be thick as a brick.
 

Duro como un ladrillo

Realmente no me importa si pasas de esto.// Mis palabras no son sino un susurro — tu sordera un GRITO./ Puedo hacerte sentir pero no puedo hacerte pensar./ Tu esperma está en el sumidero – tu amor en la alcantarilla./ Así pues os lanzáis a través de los campos y/ hacéis negocios con el ganado y/ vuestros hombres sabios no saben lo que se siente/ cuando se es duro como un ladrillo./ Y las virtudes se desploman como castillos de arena/ con la destructiva marea/ la confusión moral./ La elástica retirada indica el final del juego/
Al igual que la última ola descubre/ comportamientos de última moda./ Pero tus zapatos nuevos tienen los tacones gastados/ y tu bronceada piel se pela rápidamente y/ vuestros hombres sabios no saben lo que se siente/ cuando se es duro como un ladrillo.// Y el amor que siento está cada vez más lejos:/ Soy un mal sueño como el que tuve hoy/ y mueves tu cabeza y dices que es una lástima.// Hazme volver a los años/ Y los días de mi juventud./ Descorre las cortinas de encaje negro/ y suelta toda la verdad./ Llévame a los tiempos pasados:/ déjales cantar la canción.// ¡Mira! Ha nacido un niño/ y le declaramos apto para luchar./ Tiene espinillas en los hombros/ y se mea por la noche./ Haremos de él un hombre/ metiéndole en el negocio,/ le enseñaremos a jugar al "Monopolio"/ y a cantar bajo la lluvia.// El poeta y el pintor/ proyectando sombras en el agua/ mientras el sol juega con la infantería/ a su regreso del mar./ El mercenario y el pensador sin concesiones mutuas/ como la luz del ocaso ilumina/ la creencia del mercenario/ El fuego del hogar encendido:/ la tetera a punto de hervir/ pero el amo de la casa está lejos./ Los caballos patean – su cálido aliento empaña/ el desabrido amanecer del día.// Y el poeta levanta su pluma/ y el soldado envaina su espada./ Y el más joven de la familia/ actúa con autoridad./ Construyendo castillos a la orilla del mar,/ se arriesga a que la tardía marea/ los arrastre por completo./ El ganado pasta tranquilo en la pradera/ junto al río por donde el agua de la escarpada/ montaña se dirige al mar:/
el constructor de castillos/ renueva los propósitos de antaño/ y contempla a la muchacha que ordeña/ cuya propuesta es la que él necesita./ Los jóvenes de la casa/ se han marchado a la mili/
y no volverán hasta dentro de un año./ El cándido señorito –/ cuyos pensamientos van más rápidos –/ ha ideado un plan para cambiar de apariencia./ Y el poeta envaina su pluma/
mientras el soldado desenvaina su espada.// Y el más viejo de la familia se mueve con autoridad./ Viene allende el mar,/ Desafía al hijo que le obligó a huir.// ¿Qué harás cuando el viejo se haya ido?/ ¿Te gustaría ser él?/ Y tu verdadero yo canta la canción./ ¿Te gustaría liberarle?/ Nadie se arriesga a echarte una mano -/ y el torbellino te despista.//

MÁS TARDE

Vengo de la clase alta para enmendar sus modales podridos./ Mi padre era un hombre poderoso/
a quien todos obedecían./ Así pues, ¡vengan todos los criminales!/ Les voy a enderezar como lo hice/ con mi viejo — con veinte años de retraso./ Tu pan y agua se está enfriando./ Tu pelo es corto y arregladito./ Les juzgaré y estaré seguro/ de que nadie me juzgue a mi./ Retuercen los dedos de los pies cuando sonríen/ a alguien – al mirarte fijamente./ Ignoran que las intenciones no son llevadas a cabo/ Y te ríes despiadadamente cuando nos dices/ lo que no debemos hacer./ ¿Pero cómo se supone que debemos ver/ el camino a dónde ir?// Te veo arrastrándote por el patio con/ anillos en los dedos y/ tus suaves y finas patillas y/ tus zapatos de hebillas plateadas./ Interpretando al tipo duro,/ sigues el ejemplo del ídolo del tebeo/ que te permite cambiar las reglas.// Así pues, ¡vengan héroes de la juventud!/ ¿No quieren salir de las páginas/ de tus historietas, de tus súper héroes/ y enseñarnos a todos el camino?/ ¡Bien! Hagan su testamento. ¿No quieres?/ Únete a tu gobierno local./ Tendremos a Superman de presidente,/ Deja que Robin salve el día.// Apuestas al número uno y siempre sale./ Los otros chicos han retrocedido y/
te colocan en la primera línea./ Así que finalmente te preguntas cuán grande eres/ y ocupas tu lugar en un mundo maravilloso de grandes coches./ Y te preguntas a quién llamar.// ¡Eso! ¿Dónde demonios estaba Biggles/ cuando le necesitaste el sábado pasado?/ ¿Y dónde los deportistas/ que siempre te echaron una mano?/ Están todos descansando en Cornwall –/ escribiendo sus memorias para una edición/ de bolsillo del Manual de Boy Scout.//

MÁS TARDE

¡Mira! Ha nacido un hombre -/ y le declaramos apto para la paz./ Se le ha quitado un peso de encima/ Con el descubrimiento de su enfermedad./ Le quitaremos al niño/ lo someteremos a la prueba,/ le enseñaremos a ser un hombre sabio,/ cómo engañar a los demás.//

NOTA

Estaremos vinculados al término medio/ más que a lo excepcional./ Dios es una abrumadora responsabilidad,/ Paseamos por la sala de maternidad/ y vimos 218 niños vestidos de nailon./ ¿Están los gatos en auge?/ ¿En auge? Hipgrave, Oh, Mac.//

MÁS TARDE

En los claros círculos blancos de la maravillosa mañana,/ me siento con el señor de las colinas./ Y los soldados de ojos azules, sentados,/ ligeramente pálidos (en pequeñas y ordenadas filas)/
con chándales de tela dura./ Con sus apretados suspensorios,/ andan desgarbados pero atentos/
mientras hacen cola por sándwiches en la cantina./ Comentando ¿Cómo esta tu abuela?/ Y el viejo y buen Ernie: él suelta/ un billete de diez libras en un premio de lotería.// Las leyendas (cantadas en el antiguo himno tribal)/ yacen acunadas en la llamada de las gaviotas./ Y las promesas que inventan están enterradas/ bajo la caída del sádico./ El poeta y el hombre sabio están tras la pistola/ y señalan las primeras luces del alba./ Luce el sol.// ¿Crees en el día? ¿Crees?/ ¡Cree en el día! El Amanecer de la/ Creación de los Reyes ha comenzado./ La Dulce Venus (doncella solitaria)/ trae consigo al que no tiene edad./ ¿Crees en el día?/ El débil héroe ha regresado a la noche -/ y totalmente preñados por el día/ los hombres sabios garantizan la visión del poeta./ ¿Crees en el día? ¿Crees?/ ¡Cree en el día!// Déjame que te cuente los hechos de tu vida/ De tu amor y del tajo del cuchillo,/ la infatigable opresión, la sabiduría inculcada,/ el deseo de matar o ser matado./ Déjame cantar a los perdedores que se quedan tirados en la calle/ cuando se va el último autobús.// Las aceras están vacías:/ Las cloacas llevan líquido rojo – mientras el loco brinda por su dios en el cielo.// Así pues ¡vengan todos los jóvenes/
constructores de castillos./ Expresen amablemente el tiempo del año/ y unan sus voces en un coro infernal./ Indica la exacta naturaleza de tu temor./ Déjame recoger a tus muertos/ mientras los pecados del padre son alimentados/ con la sangre de los locos y/ los pensamientos del sabio y/
el vaso bajo tu cama.// Deja que te haga el regalo de una canción/ mientras el sabio rasga el viento y se va,/ mientras el loco con el reloj de arena/ está haciendo la santísima y/ la canción infantil empieza a sonar.// Así pues ¡vengan todos los jóvenes/ constructores de castillos./ Expresen amablemente el tiempo del año/ y unan sus voces en un coro infernal./ Indica la exacta naturaleza de tu temor./ ¡Mira! Los relámpagos del verano lanzan sus/ rayos sobre ti y la hora del juicio se acerca./ Quieres ser el loco acomodado en su armadura/ o el más sabio de los hombres que esclarece./ Así pues, ¡vengan héroes de la juventud!/ ¿No quieren salir de las páginas/ de sus historietas, de tus súper héroes/ y enseñarnos a todos el camino?/ ¡Bien! Hagan su testamento. ¿No quieren?/ Únete a tu gobierno local./ Tendremos a Superman de presidente,/ Deja que Robin salve el día./ ¡Eso! ¿Dónde demonios estaba Biggles/ cuando le necesitaste el sábado pasado?/
¿Y dónde los deportistas/ que siempre te echaron una mano?/ Están todos descansando en Cornwall –/ escribiendo sus memorias para una edición/ de bolsillo del Manual de Boy Scout.//

POR SUPUESTO

Así pues se lanzan a través de los campos y/ haces negocios con el ganado y/ sus hombres sabios no saben lo que se siente/ cuando se es duro como un ladrillo.

Ian Anderson

Traducción al castellano: Javier de Juan Hernández

A Christmas song


Éste es otro villancico crítico con la Navidad, esta vez de manos de ese fabuloso grupo de folk-rock progresivo británico Jethro Tull, capitaneado por el genial flautista Ian Anderson.

 

A Christmas song

Once in Royal David’s City stood a lowly cattle shed,
where a mother laid her baby.
You’d do well to remember the things He later said.
When you’re stuffing yourselves at the Christmas parties,
you’ll laugh when I tell you to take a running jump.
You’re missing the point I’m sure does not need making;
that Christmas spirit is not what you drink.


So how can you laugh when your own mother’s hungry
and how can you smile when the reasons for smiling are wrong?
And if I messed up your thoughtless pleasures,
remember, if you wish, this is just a Christmas song.

Un villancico

Hubo una vez en la Ciudad Real de David un humilde establo/ donde una madre acostaba a su bebé./ Haríais bien en recordar las cosas que Él dijo después./ Cuando os infláis en vuestras fiestas de Navidad,/ os reiréis cuando os diga que hagáis un salto./ No entendéis que esté seguro de no es necesario hacer;/ que el espíritu de la Navidad no es lo que bebéis.// Entonces, ¿cómo podéis reír cuando vuestra propia madre pasa hambre/ y cómo podéis sonreír cuando las razones para sonreír son falsas?/ Y si estropeo vuestros irreflexivos placeres,/ recordad, si queréis, esto es sólo un villancico.

Ian Anderson

Jethro Tull

A %d blogueros les gusta esto: