Posts Tagged ‘memoria histórica’

A Margalida


El otro día colgué aquí la canción que Llach le dedicó al anarquista Puig Antich, "I si canto trist". Pero no fue Llach el único en homenajear al muchacho; Joan Isaac, uno de los últimos valores de la Nova Cançó, le dedicó una canción indirectamente, dedicándosela a su novia, Margalida:

A Margalida

Vas marxar no sé on.
Ni els cims ni les aus
no et saben les passes.
Vas volar sens dir res
deixant-nos només
el cant del teu riure.

No sé on ets, Margalida,

però el cant, si t’arriba,


pren-lo com un bes.


Crida el nom


del teu amant,


bandera negra al cor.

I potser no sabràs
que el seu cos sovint
ens creix a les venes
en llegir el seu gest
escrit per parets
que ploren la història.

I que amb aquesta cançó
reneixi el seu crit
per camps, mars i boscos,
i que sigui el seu nom
com l’ombra fidel

que és nostra tothora.

Te fuiste no sé dónde,/ ni las cumbres ni las aves/ saben ya de tus pasos;/ volaste sin decir nada,/ dejándonos nada más el canto de tu risa.// No sé dónde estás Margarita,/ pero este canto, si te llega,/ tómalo como un beso./ Grita el nombre de tu amante:/ bandera negra en el corazón.// Puede ser que no sepas/ que su cuerpo a menudo/ nos crece en las venas/ al leer su gesto/ escrito en las paredes/ que lloran la historia.// Y con esta canción/ renazca su grito/ por campos, mares y bosques;/ y que sea su nombre,/ como la sombra fiel/ que es nuestra a todas horas.

Joan Isaac


Respon-me


Siguiendo con canciones de autor cuyo marco es la guerra civil o constituyen una reflexión acerca del hecho, no puedo dejar de poner una de Lluís Llach, que si bien no es de las más famosas, sí es de las más emblemáticas: es una especie de reflexión surgida a la luz de una conversación. El mensaje de esta canción, al igual que en la de Raimon, "Quan jo vaig nàixer", es que en la guerra civil nadie ganó, todos perdieron; y esto no es una afirmación tibia realmente: es la total oposición a la doctrina del régimen, al que los más ultras llamaban "el espíritu del 18 de julio".

Respon-me

Amic que tants de cops em parles,
aquí assegut,
ulls abatuts,
mai no has sabut
dir-ne allò just
del nostre absurd.

I avui que tinc el cos ple d’ànsia,
la meva sang,
les meves mans,
els meus afanys,
aquest pocs anys
m’estan cridant.

Qui va vèncer?

Qui dels ferros forjats per les bombes

va fer un poble nou?

Qui va vèncer?

Qui damunt de tants cossos aixafats

va aixecar aquella casa per a tothom?

Qui va vèncer?

Qui del llit s’aixeca amb el dret d’anar

pel carrer sense sentir por?

Pots dir-m’ho tu?

Pots dir-m’ho tu?

Saps que ningú.

Tots hem perdut,

tots som vençuts.

I amic, renegaràs amb força
d’aquesta nit,
de qui som fills,
d’aquest destí,
del nostre ahir
que ens ha traït.

Però, amic, més que buscar respostes,
cal adreçar
el foc, la llar,
hem de guanyar
tots aquests anys
que estan cridant:


Qui va vèncer?…


Respóndeme

Amigo, que tantas veces me hablas/ aquí sentado,/ cabizbajo,/ nunca has sabido/ decir lo justo/ de nuestro absurdo.// Y hoy que tengo el cuerpo lleno de ansia,/ mi sangre,/ mis manos,/ mis anhelos,/ estos pocos años/ me están gritando.// ¿Quién venció?/ ¿Quién de los hierros forjados por las bombas/ hizo un pueblo nuevo?/ ¿Quién venció?/ ¿Quién encima de tantos cuerpos chafados/ levantó aquella casa para todos?/ ¿Quién venció?/ ¿Quién de la cama se levanta con el derecho/ de ir por la calle sin tener miedo?/ ¿Puedes decírmelo tú?/ ¿Puedes decírmelo tú?/ Sabes que nadie./ Todos somos vencidos;/ todos hemos perdido.// Y, amigo, maldecirás con fuerza/ esta noche/ de la que somos hijos,/ de este destino,/ nuestro ayer;/ que nos ha traicionado.// Pero, amigo, más que buscar respuestas,/ es necesario preparar/ el fuego, el hogar,/ tenemos que ganar/ todos estos años/ que están gritando:// ¿Quién venció?…

Lluís Llach

Camí avall


Ésta es una de mis canciones favoritas de Joan Manuel Serrat, publicada en el LP Joan Manuel Serrat. No lo sé seguro, pero me atrevería a decir que es el primer tema realizado en España que aborda algo relacionado a lo que más tarde se ha dado en llamar la Memoria Histórica. La canción podría pasar sin más: habla de la historia de una mujer que pierde a su marido en la guerra; no dice qué guerra ni en qué bando, salvo la afirmación “Nadie puso una cruz, no hacía falta”. Otra cosa interesante que debemos destacar de la canción es el recurso de Serrat para nombrar a sus protagonistas: “Ella se llamaba Soledad, Rose, María… Él se llamaba Pere, Joan, Lluís o Guillem…”; este recurso de no acabar de definir bien el nombre de los personajes implica el significado de que los dos personajes podían ser cualquier hombre y mujer de Cataluña, y aún Valencia o Islas Baleares (ya que los nombres son catalanes) –Nota: la traducción la he realizado yo, por lo que he decidido mantener los nombres catalanes en vez de traducirlos, excepto “Soledad” y “Maria”; estoy en contra de traducir los nombres, salvo si son personajes históricos y/ o universales-. También destaquemos el verso que dice “nacerán trigos y amapolas cubriendo las fértiles tumbas de los soldados”… Aquí os la pongo, aunque desgraciadamente no he encontrado ningún archivo sonoro o visual: 

Camí avall 

Maduraven els blats,
l'estiu neixia,
les roselles anaven tenyint els camps;
li deien Soledat,
Rosó, Maria...
i amb un pom de flors anavacamí avall.
Camí avall hi ha un revolt
i ell l'esperava,
li deien Pere, Joan,
Lluís o Guillem;
la duran ses mans tallades
molt lluny de la seva gent.
Camí avallqueden les flors,
les anirà tapant la pols que duu el vent.
Però un dia els hi van dir:
«No cal que sembris,
enguany els vostres camps
no han de dar blat,
cal que per un fusell
canvieu l'arada».
Camí avall de matíse'n va un soldat.
Va cremar i va matarmentre envellia,
fins que un altre tiràabans que ell;
l'enterraren un bon diaen un pou amb d'altres cent.
Camí avall
sense un adéu
ningú no hi va posar una creu,
no calia.
Ella va plorar per
la mort de l'home
i pels camps on no
creixia el blat.
Pel camí arribaran
unes mans joves,
per eixugar els seus ulls
i llaurar els camps.
I altre cop naixeran
blats i roselles
cobrint les fèrtils tombes dels soldats:
mor un vell, dos infants neixen.
I tot perd l'olor a cremat.
Camí avallun home mort.
Camí avall
queda un recorddel passat. I avui maduren els blats,
l'estiu començai les roselles van
tenyint els camps;
li diuen Soledat,
Rosó, Maria,
i amb un pom de flors vacamí avall.

Maduraban los trigos,/ el verano nacía,/ las amapolas iban tiñendo/ los campos;/ la llamaban Soledad,/ Rosó, María…/ y con un ramo de flores iba/ camino abajo.// Camino abajo hay una curva/ y él la esperaba,/ le llamaban Pere, Joan,/ Lluís o Guillem./ La llevarán sus manos curtidas/ muy lejos de su gente.// Camino abajo/ quedan las flores,/ las irá tapando/ el polvo/ que trae el viento.// Pero un día les dijeron:/ “No hace falta que siembres,/ que este año vuestros campos/ no han de dar trigo;/ es necesario que por un fusil cambiéis el arado.”/ Camino abajo,/ de mañana,/ se va un soldado.// Quemó y mató/ mientras envejecía,/ hasta que otro/ tiró antes que él;/ le enterraron un buen día/ en un hoyo con otros cien.// Camino abajo,/ sin un adiós,/ nadie puso una cruz:/ no hacía falta.// Ella lloró/ por la muerte del hombre/ y por los campos en donde no/ crecía el trigo./ Por el camino llegarán/ unas manos jóvenes/ para secar sus ojos/ y labrar los campos.// Y otra vez nacerán/ trigos y amapolas/ cubriendo las fértiles tumbas de los soldados:/ muere un viejo, dos niños nacen./ Y todo pierde el olor a quemado.// Camino abajo/ un hombre muerto./ Camino abajo/ queda un recuerdo/ del pasado.// Y hoy maduran los trigos,/ el verano comienza/ y las amapolas van/ tiñendo los campos./ La llamaban Soledad,/ Rosó, María…/ y con un ramo de flores va/ camino abajo.

Joan Manuel Serrat

T’adones amic


Leí ayer con estupor y repugnancia cómo Jaime Mayor Oreja, no sé qué en el PP (no merece más que desprecio) decía, respecto al proyecto de ley de memoria histórica que en el franquismo se vivía con una "placidez extrema" y que el problema del País Vasco no era tan acuciante cuando los guardias civiles gallegos tenían tantas ganas de ir allí.
Por empezar desde el final: si los guardias civiles gallegos querían ir tanto allí, no era porque no hubiera peligro, que lo había, y mucho, sino porque, debido a ese peligro, era el destino en el que más se pagaba.
Sobre la placidez extrema, pues nada: si su familia y cuatro más familias de caciques, señoritos y vendíos vivían tan de puta madre -por lo que ya sabemos- pues para que seguir hablando: como Mayor Oreja vivía plácidamente, todo el mundo vivía plácidamente. Los esfuerzos que para llegar a fin de mes tenía que realizar una familia, como casi todas, eran un pequeño precio; los presos estaban presos porque eran malos; los emigrantes… ¿qué era eso? Y los exiliados… Si no estuvieran exiliados, aquí no se hubiera vivido con extrema placidez. Claro, la gente que se dejaba la espalda en los campos trabajando para otros, los obreros sin garantías, sin derechos; las mujeres sobreexplotadas, denigradas, maltratadas; los presos políticos que no habían hecho a nadie nada malo, y que recibían torturas y palizas en la Dirección general de Seguridad existieron… Pero eso sí, dentro de una placidez extrema: tan extrema placidez era que nadie se atrevía a decir nada, y mucho menos a hacer, por temor a que el cambio de las cosas trajera cosas peores, la peor pesadilla de la sociedad española: la segunda guerra civil y el hambre. Y hay a quien le gustaba vivir en esa placidez extrema.
Al leer todo eso, recordé al gran Raimon cuando decía: "… y nos dicen que no tenemos (historia), que la nuestra es la de ellos". Hay quien padece amnesia, pero también quien ha nacido gilipollas.

T’adones, amic

T’adones, company,
que a poc a poc ens van posant el futur
a l’esquena;
t’adones, amic.
T’adones, company,
que ens el van robant cada dia que passa;
t’adones, amic.
T’adones, company,
que fa ja molts anys
que ens amaguen la història
i ens diuen que no en tenim;
que la nostra és la d’ells,
t’adones, amic.
T’adones, company,
que ara volen el futur
a poc a poc, dia a dia, nit a nit;
t’adones, amic.
T’adones, company,
no volen arguments,
usen la força,
t’adones, amic.
T’adones, company,
que hem de sortir al carrer
junts, molts, com més millor,
si no volem perdre-ho tot,
t’adones, amic.
T’adones, company,
t’adones, amic.

Te das cuenta, compañero,/ de que poco a poco nos
van poniendo el futuro/ a la espalda;/ te das cuenta, amigo./ Te das
cuenta, compañero,/ de que nos lo van robando cada día que pasa;/ te
das cuenta, amigo./ Te das cuenta, compañero,/ de que hace ya muchos
años/ que nos esconden la historia/ y nos dicen que no tenemos,/ que la
nuestra es la de ellos;/ te das cuenta, amigo./ Te das cuenta
compañero,/ de que ahora quieren el futuro/ poco a poco, día a día,
noche a noche;/ te das cuenta, amigo./ Te das cuenta, compañero,/ no
quieren argumentos,/ usan la fuerza,/ te das cuenta, amigo./ Te das
cuenta, compañero,/ de que hemos de salir a la calle,/ juntos, muchos,
cuantos más mejor,/ si no queremos perderlo todo;/ te das cuenta,
amigo./ ¿Te das cuenta, compañero?/ ¿Te das cuenta, amigo?

Raimon

SÍ A LA LEY DE MEMORIA HISTÓRICA DE VERDAD

Rosa rosae


Esta canción de Labordeta no habla exactamente de la guerra civil, sino de la ardua tarea de ser niño en la posguerra, intentando jugar rodeado de miedo, intentando aprender entre la ignorancia. Recordemos que Labordeta, a diferencia de otros cantautores más jóvenes que él, sí vivió con consciencia la posguerra (al igual que Paco Ibáñez), siendo un niño de un pueblecito de Aragón.

 http://www.goear.com/files/localplayer.swf

Rosa rosae

Rosa rosae
y también el valor de pi
y el recuerdo final por los muertos
de la última guerra civil.
Así, así, así crecí.

Dulcemente educados
en tardes de pavor,
conteniendo la risa
el grito y el amor.
Sin comprender la fuerza
de un viento abrasador,
fuimos creciendo en filas
de dos en dos,
cruzando las ciudades,
los barrios, la ilusión,
dejando todo atrás
sin comprensión.

Rosa rosae
y también el valor de pi
y el recuerdo final por los muertos
de la última guerra civil.
Así, así, así crecí.

Tristemente avanzando
bajo la lluvia, el sol,
el aire pavoroso
de un padre sin valor,
después de amargas horas
de fuego y de terror.
Y la mudéjar torre
aupándose
sobre un barrio vacío
como ojo escrutador,
testigo de la vida,
la muerte y el dolor.

Rosa rosae
y también el valor de pi
y el recuerdo final por los muertos
de la última guerra civil.
Así, así, así crecí.

Salimos adelante,
nunca sé la razón,
quizás como testigos
o naúfragos o heridos,
para plasmar la voz
del que nunca la alzó
sobre el viejo mercado,
turbio y atroz,
de gritos y verduras,
al frío o al calor,
de los eternos días
creciendo alrededor.

Rosa rosae
y también el valor de pi
y el recuerdo final por los muertos
de la última guerra civil.
Así, así, así crecí.

José Antonio Labordeta

la letra ha sido secuestrada de La Cueva del Dinoasurio

Quatre rius de sang


Para apoyar de alguna manera la ley de Memoria Histórica, e incluso para ver si la hacen mejor, colocaré algunas de las geniales canciones que se enmarcan de alguna u otra manera en el episodio de la guerra civil: veréis que ni siquiera entonces se buscaba un revanchismo o se practicaba un maniqueísmo tal como el que ejercita la (ultra) derecha. -Yo creía que el presidente del PP era Rajoy y resulta que es Girón-.
Si el día anterior comenzábamos con Raimon, hoy seguimos con una de sus reflexiones acerca del sangriento episodio. Esta canción hace referencia a la guerra civil en su tierra, en Valencia; de ahí lo de los cuatro ríos de sangre, identificados así con la cuádruple-flama, es decir, la bandera de la Corona de Aragón, de la que dice la tradición tuvo inspiración de la leyenda que cuenta que estando el caudillo catalán Wifred Pilós, o Wifredo el Belloso, herido de muerte, hizo resbalar su mano sobre un escudo, dejando cuatro franjas rojas en él.

Quatre rius de sang


Com sobre l’arbre sec
i la terra eixuta
cau la pluja en ple estiu,
voldria que les paraules
arribassen ací.

Quatre rius de sang,
terra polsosa i vella,
corral ple de baralles
entre els que es diuen germans,
és el que hem trobat.

Una por immensa
que ens ha fet callar tant;
una por immensa
que encara ens fa callar;
una por immensa
que ens ha fet tant de mal,
és el que hem trobat.

I els quatre rius de sang
cada vegada més grans
i un espès silenci,
tallaven tantes mans…
I amb tot un passat nostre
sabem el que volem
des d’aquesta terra, germans,
la dels quatre rius de sang.

Terra polsosa i vella
on creixen noves mans,
on mils i mils de boques,
cansades de silenci
es disposen a parlar
des dels quatre rius de sang.

Como sobre el árbol seco/ y la tierra árida/ cae la lluvia en pleno estío,/ querría que las palabras/ llegasen aquí.// Cuatro ríos de sangre,/ tierra polvorienta y vieja,/ corral lleno de peleas/ entre los que se llaman hermanos,/ es lo que hemos hallado.// Un miedo inmenso/ que nos ha hecho callar tanto;/ un miedo inmenso/ que aún nos hace callar;/ un miedo inmenso/ que nos ha hecho tanto mal,/ es lo que hemos hallado.// Y los cuatro ríos de sangre/ cada vez más grandes/ y un espeso silencio,/ cortaban tantas manos…/ Y con todo un pasado nuestro/ sabemos lo que queremos/ desde esta tierra, hermanos,/ la de los cuatro ríos de sangre.// Tierra polvorienta y vieja/ donde crecen nuevas manos,/ donde miles y miles de bocas,/ cansadas de silencio,/ se disponen a hablar/ desde los cuatro ríos de sangre.

Raimon

Quan jo vaig nàixer


En estos días se va a debatir la Ley de Memoria Histórica… Veremos cómo queda.
Unos están a favor plenamente; otros consideran que faltan cosas, pero se declaran a favor; otros, por las mismas razones, se declaran en contra; y sólo un partido, que todos sabemos cuál, se declara abiertamente en contra porque "va a dividir a los españoles". Si el Cristo Rey de Acebes cree eso, es que es más gilipollas de lo que creíamos, pues es precisamente ese olvido el que divide. Tal vez, tengan algo de lo que avergonzarse…
En 1966 Raimon escribió una hermosa reflexión en forma de canción sobre el tema, que creo que es a lo que se debería resumir tal ley:

Quan jo vaig nàixer


A l’any 40, quan jo vaig nàixer,
encara no havien mort tots.

Molts es varen quedar, havien guanyat, diuen.
Molts es varen quedar, havien perdut, diuen.
d’altres conegueren l’exili i els seus camins.

A l’any 40, quan jo vaig nàixer,
jo crec que tots, tots, havíem perdut…

Jo no he vist aquelles morts de ràbia,
jo no he vist aquelles morts de fam,
jo no he vist aquelles morts al front,
jo no he vist aquelles morts a les presons.
No, jo no ho he vist i tot m’ho han contat,
i encara avui al meu poble ho conten,
i encara avui la gent que ho ha vist amb por, ho conta.

No, jo no ho he vist ni vull veure-ho mai,
ni a l’any 70, ni a l’any 40,
ni a cap any dels anys.

A l’any 40, quan jo vaig nàixer,
jo crec que tots, tots havíem perdut,
a l’any 40.

En el año 40, cuando yo nací,/ aún no habían muerto todos.// Muchos se quedaron, habían ganado, dicen./ Muchos se quedaron, habían perdido, dicen./ Otros conocieron el exilio y sus caminos.// En el año 40, cuando yo nací,/ creo que todos, todos habíamos perdido…// Yo no he visto aquellas muertes de rabia,/ yo no he visto aquellas muertes de hambre,/ yo no he visto aquellas muertes en el frente,/ yo no he visto aquellas muertes en las prisiones./ No, yo no lo he visto y todo me lo han contado,/ y todavía hoy en mi pueblo lo cuentan,/ y todavía hoy, con miedo, la gente que lo ha visto lo cuenta./ No, no lo he visto ni quiero verlo nunca,/ ni en el año 70 ni en el año 40,/ ni en ningún año de los años.// En el año 40, cuando yo nací,/ creo que todos, todos habíamos perdido,/ en el año 40.

Raimon

Què volen aquesta gent?


En 1968, María del Mar Bonet grabó una canción en la que relataba el "suicidio" de un estudiante al verse acorralado por los agentes de la Brigada Político-Social de la policía franquista. Como era necesario, María del Mar sólo dejaba entrever las cosas, y daba la sensación de decir que el chico no se suicidó, sino que fue asesinado. Quién la iba a decir a ella que un año después esa historia se convertiría en realidad: en 1969 los diarios traían la noticia de que el estudiante Enrique Ruano, al huir de la tétrica Político-social, se arrojaba por el hueco de la escalera; ésta era la versión oficial, pero todo el mundo tenía la impresión de que el muchacho no se arrojó, sino que fue arrojado.
Aunque desde el principio María tuvo problemas para cantar esta canción en público, pues se la prohibían en los recitales y no estaba permitido radiarla, no cabe duda alguna de que a raíz de este suceso esas dificultades se multiplicaron. Hasta 1977 no la pudo grabar en LP (en 1968 la grabó en EP): aparece en Alenar; no obstante, a principios de los 70 Elisa Serna, desde su exilio parisino, la grabó en  castellano con el nombre "¿Esta gente qué querrá?" para su disco Quejido, que años después (cuando Elisa fue legal) se editó en España con el nombre Este tiempo ha de acabar.

http://www.goear.com/files/localplayer.swf

Què volen aquesta gent


De matinada han trucat,
són al replà de l’escala;
la mare quan surt a obrir
porta la bata posada.

Què volen aquesta gent
que truquen de matinada?

"El seu fill, que no és aquí?"
"N’és adormit a la cambra.
Què li volen al meu fill?"
El fill mig es desvetllava.

La mare ben poc en sap,
de totes les esperances
del seu fill estudiant,
que ben compromès n’estava.

Dies fa que parla poc
i cada nit s’agitava.
Li venia un tremolor
tement un truc a trenc d’alba.

Encara no ben despert
ja sent viva la trucada,
i es llença pel finestral,
a l’asfalt d’una volada.

Els que truquen resten muts,
menys un d’ells, potser el que mana,
que s’inclina pel finestral.
Darrere xiscla la mare.

De matinada han trucat,
la llei una hora assenyala.
Ara l’estudiant és mort,
n’és mort d’un truc a trenc d’alba.

De madrugada han llamado,/ están en el rellano de la escalera;/ cuando sale a abrir la madre/ lleva la bata puesta.// ¿Qué es lo quiere esta gente/ que llaman de madrugada?// —“Su hijo, ¿se encuentra aquí?”/ —“Está durmiendo en su cama./ ¿Qué desean de mi hijo?/ El hijo se despertaba.// La madre bien poco sabe/ de todas las esperanzas/ de su hijo estudiante/ que tan comprometido estaba.// Hace días que habla poco,/ cada noche se agitaba./ Un temblor lo recorría/ temiendo una llamada al romper el alba.// Aún no del todo despierto/ oye clara la llamada/ y se lanza por el ventanal/ al asfalto en un vuelo.// Los que llaman enmudencen/ menos uno, quizás el que manda,/ que se asoma al ventanal./ Detrás chilla la madre.// De madrugada llamaron,/ la ley una hora señala./ Ahora el estudiante está muerto,/ murió de una llamada al romper el alba.

Letra: Lluís Serrahima
música: María del Mar Bonet

Canción de Grimau


Aprovechando el tirón del otro día, inauguro una serie de canciones dedicadas a fusilados y a muertos por los abusos del poder.
Julián Grimau era un dirigente del Partido Comunista que desde su exilio hasta la fecha de su muerte encabezó la resistencia activa del PCE. En 1963, se hallaba de incógnito en España cuando fue descubierto, detenido y juzgado por un tribunal militar con la acusación de "rebelión militar". Días después fue ejecutado. Chicho Sánchez Ferlosio, desde Suecia, le dedicó esta canción que aquí estuvo prohibida durante mucho tiempo. Para escuchar la canción, pincha en el título:

He conocido el crimen una mañana,
color tiene mi pena de sangre humana
sólo nubes y polvo lo presenciaron,
Julián Grimau, hermano, te asesinaron, te asesinaron.

Ya no nace en la tierra ni un pensamiento
que no lleve esta pena dentro del cuerpo
del dolor de mi pueblo nace mi canto
cuerda de mi guitarra sois compañeras de nuestro
llanto

Malditos los que dicen de la venganza,
mientras mueren los pueblos por la esperanza.
Silencio de mi tierra que amargo suena
las piedras del camino hoy sangre llevan, hoy sangre llevan.

Nacerá trigo joven entre besanas,
las razones de nuevo tan pisoteadas,
pero a pesar de todo yo sé que un día
tú estarás con nosotros como querías,
como querías.

He conocido el crimen una mañana…

Chicho Sánchez Ferlosio


versión en sueco (trovadores.net)

Julián Grimau


Jag fick höra om brottet tidigt en morgon.
Sorgen färgades röd som blodet från en mänska.
Bara bly, bara molnen fick vara vittnen,
Julián Grimau, min broder,
när du blev mördad, när du blev mördad.

Blommorna över fältet öppnar sig sakta.
Dagen häller sin smärta i deras kalkar.
Men ur folkets förtvivlan skall sången stiga.
Strängar på min gitarr,
ni darrar av sorg, ni darrar av vrede.

Vi förbannar de fega som ville hämnas
medan folket får lida, lida och hoppas.
O mitt land, jag kan höra din bittra tystnad.
Stenarna på vår väg
är svarta av blodet, svarta av blodet.

Vete skall åter spira på våra åkrar,
åkrarna som förtrampas av deras stövlar.
Men jag vet att en dag står du där bland oss,
Julián Grimau, min broder,
så som su ville, så som du ville.

Chicho Sánchez Ferlosio

Diálogo de Belchite-Liberación de París


Ésta es una de las mejores canciones del épico Cantata del exilio, en donde se cuentan las tribulaciones y suertes de los paisanos exiliados a Francia tras la derrota en la guerra civil. La historia les dio la victoria robada cuando fueron los primeros en entrar en París con los tanques cuyos nombre conmemoraban batallas victoriosas o derrotas a vengar: "Guadalajara", "Guernica", "Belchite", "Brunete", o simbólicos, como "Don Quijote". Un hecho que ha sido sistemáticamente acallado durante la historia, a veces por el chovinismo clásico francés, otras por la fanfarronería americana, y otras, cómo no, por la derecha, ultra y moderada, española. Ésta canción quiso en su día hacerles justicia. Si queréis saber porque la pongo hoy, mirad el calendario: he sabido que "gente de la mala hierba" ha planeado celebrarlo.


Diálogo de Belchite/ Liberación de París


-Vamos corriendo. ¡Corre! Dicen que ha entrado un tanque en la Place de la Ville.
-¿Un tanque?… ¿Americano?
-Un tanque español, cargado de soldados españoles.
-¿Cómo va a ser español? Será americano…
-Será americano… Pero se llama "Belchite".

¡Ay! ¡Qué alegría tienen hoy los balcones!
Banderas de la patria en los corazones;
en los corazones el dolor de los muertos
y las prisiones.
Sal corriendo a la calle y ya no digas
que te miran los guardias en las esquinas,
en las esquinas, madre, en las esquinas,
mudos testigos ciegos de mil heridas.
En el metro leemos sin ningún miedo
"L’Humanité" diario para entendernos,
para entendernos, madre, para entendernos,
antes nos encerraban por mucho menos.
Con el ruido de guerra la guerra se hizo
un rumor de claveles y de cañizo,
y de cañizo cubriremos las tumbas
de nuestros hijos.
¡Asómate a la ventana!
¡Corre que corren
los tanques calle abajo
llenos de flores!
Llenos de flores, madre, llenos de flores
para los fusilados de tantas noches.
Ya no veo fantasmas cuando me duermo,
que se ha llevado el día los malos sueños,
los malos sueños, madre, los malos sueños
de estos años de sangre, dolor y miedo.

letra: Antonio Gómez
música: Antonio Resines
"Diálogo de Belchite" (hablado): A. Gómez
Canta: Quintín Cabrera
A %d blogueros les gusta esto: