Posts Tagged ‘Milva’

Marie Sanders


"Marie Sanders", ilustración de Bert Tombrock, inspirada por el poema de Brecht“Casarse o mantener relaciones extramatrimoniales con una persona judía era considerado como prohibido y él o la contrayente alemán podía ser considerado como judío de primer grado, esto estaba penalizado con prisión”, según rezaba un artículo de las “Leyes de Nüremberg” de 1935, redactadas por Wilhelm Frink, Hitler y Julius Streicher, unas leyes cuya finalidad era la segregación de la vida pública, y privada, de los judíos, manteniéndolos lejos de la cotidianeidad civil e intentando mantener la pureza alemana. Fue el caso de Marie Sanders, no sé si una persona real o una persona ficticia que representaba una situación real, que por haber tenido un novio judío fue maltratada, rapada su cabeza, desgarrados sus vestidos y obligada a pasear por las calles con un cartel colgando al cuello que rezaba “Me he acostado con un judío”, llamándola “prostituta judía”. Bertolt Brecht, con la música de Hanns Eisler, la inmortalizó en sus Kalendergeschichten, canciones del calendario (1948), mostrando cómo estas leyes no fueron sino más que la preparación de la noche de los cristales rotos, la antesala del holocausto (aprovecho esta palabra para criticar a esos mandatarios latinoamericanos tan socialistas, tan revolucionarios, que, a día de hoy, dan cobijo a un negacionista del holocausto, aunque éste sea iraní: es un insulto no sólo para el pueblo judío, sino también para todos aquellos pueblos y todos aquellos que sufrieron la represión nazi; y que esto no se entienda como defensa del Estado de Israel), y además el hecho de que para una sociedad, la alemana de los años 30, fuera más escandaloso el que una mujer se acostara con alguien de otra raza que lo que cierto funesto personaje, por aquellos días, ya anunciaba hacer, no sólo en Alemania, sino en todo el mundo. Ésta es la letra en alemán, con la interpretación de la actriz y cantante Kate Kühl:

Ballade von der Judenhure Marie Sanders

In Nürnberg machten sie ein Gesetz
Darüber weinte manches Weib, das
Mit dem falschen Mann im Bett lag.
„Das Fleisch schlägt auf in den Vorstädten
Die Trommeln schlagen mit Macht
Gott im Himmel, wenn sie etwas vorhätten
Wäre es heute Nacht.“

Marie Sanders, dein Geliebter
Hat zu schwarzes Haar.
Besser, du bist heute zu ihm nicht mehr
Wie du zu ihm gestern warst.
„Das Fleisch schlägt auf in den Vorstädten
Die Trommeln schlagen mit Macht
Gott im Himmel, wenn sie etwas vorhätten
Wäre es heute Nacht.“

Mutter gib mir den Schlüssel
Es ist alles halb so schlimm.
Der Mond sieht aus wie immer.
„Das Fleisch schlägt auf in den Vorstädten
Die Trommeln schlagen mit Macht
Gott im Himmel, wenn sie was vorhätten
Wäre es heute Nacht.“

Eines Morgens, früh um neun Uhr
Fuhr sie durch die Stadt
Im Hemd, um den Hals ein Schild, das Haar
Geschoren.
Die Gasse johlte. Sie
Blickte kalt.
Das Fleisch schlägt auf in den Vorstädten
Der Streicher spricht heute nacht.
Großer Gott, wenn wir ein Ohr hätten
Wüßten wir, was man mit uns macht."

Balada de la puta judía Marie Sanders

Circula una ley en Núremberg/ que ha hecho llorar a muchas mujeres/ que estuvieron en el lecho con el hombre equivocado/ “Siempre hay gente en los suburbios,/ los tambores tocando con fuerza./ Dios mío, si están planeando algo,/ será esta noche.”// Marie Sanders, los cabellos de tu amante son demasiado negros;/ será mejor que no vayas a verle,/ como lo hiciste ayer./ “Siempre hay gente en los suburbios,/ los tambores tocando con fuerza./ Dios mío, si están planeando algo,/ será esta noche.”// Madre, dame las llaves,/ las cosas no son tan malas como parecen,/ la luna es la misma./ Siempre hay gente en los suburbios,/ los tambores tocando con fuerza./ Dios mío, si están planeando algo,/ será esta noche.”// Una mañana temprano, cerca de las nueve,/ recorría la ciudad/ con solo una camisa puesta,/ un cartel al cuello y la cabeza rapada./ La calle se reía a carcajadas./ Ella tenía una mirada fría./ “Siempre hay gente en los suburbios,/ Streicher hablará esta noche./ Dios del Cielo, si lo escucháramos/ sabríamos lo que van a hacer con nosotros.”

Bertolt Brecht – Hanns Eisler

Original y letra en italiano, base para la traducción algo libre al castellano:

http://www.antiwarsongs.org/canzone.php?id=4711&lang=it

Traducción alternativa:

http://amics21.com/laveritat/poemasbrecht.htm

En 1971, la gran cantante italiana Milva, en su disco Milva canta Brecht, ofrecía una versión apasionada y desgarradora de este poema. La letra, adaptada al italiano por Giorgio Strehler, se encuentra en el mismo enlace de nuestros amigos Canzoni contro la guerra:

Luego, en 1977, con la producción de Caballero Bonald, Massiel (una cantante bastante parecida en el timbre de voz a Milva) sacó también su versión en el disco Baladas y canciones de Bertolt Brecht, que se correspondía al espectáculo “A los hombres futuros, yo Bertolt Brecht”, junto con Fernando Fernán Gómez, sobre el gran dramaturgo y poeta alemán, en el que Massiel cantaba las canciones y el gran actor recitaba algunos de los mejores poemas de Brecht. La adaptación es calcada a la italiana, así que, si no es una adaptación de la letra italiana, ignoro –a no ser que fuera el propio Caballero Bonald- el responsable de ella (según una fuente, los textos del disco son una adaptación del dramaturgo Lauro Olmo):

Balada de María Sanders

En Núremberg se castiga a las mujeres
que van al lecho con un hombre
que no sea de raza aria.

El hambre crece y tambores
redoblan con fuerza brutal.
Oh, Dios mío, ya lo han decidido,
y vendrán aquí.

María Sanders, vas a perder a tu hombre,
aunque se tiña sus cabellos
le delata su nariz.

El hambre crece y tambores
redoblan con fuerza brutal.
Oh, Dios mío, ya lo han decidido,
y vendrán aquí.

Mamá, dame la llave, que no ocurre nada grave
y la luna resplandece como siempre
como siempre.

El hambre crece y tambores
redoblan con fuerza brutal.
Oh, Dios mío, ya lo han decidido,
y vendrán aquí.

Le cortaron el cabello un bello día,
y le pusieron
un cartel al cuello y una camisa.
Ríe la gente y ella, nada.

La carne sube en los suburbios
y el asesino ¡está allí!
Dios del Cielo, el que ojos tenga y vea
ha comprendido lo que ocurrirá.

Y voy a terminar con una versión holandesa, a cargo de Adèle Bloemendaal, con una reflexión anecdótica: cuando los nazis perdieron la guerra, en Francia, en Holanda y en otros países ocupados, la resistencia decidió castigar a las mujeres que se habían acostado con alemanes de una manera bastante similar: rapándolas las cabezas, desgarrando sus vestidos y colgándoles carteles que decían “Me he acostado con alemanes”. A pesar de mi admiración general a la resistencia anti-nazi de todo el mundo, esta medida siempre me pareció injusta y desproporcionada, pues no se pararon a considerar si había sido por necesidad u obligación, y, en cualquier caso, si hubiera sido por amor o por placer, no era un crimen tan horrible como el siguiente. La medida, además, y por supuesto, pecaba de machista, pues apostamos a que no fueron tan fieramente maltratados y vejados ciertos honrados ciudadanos que se enriquecieron durante la ocupación y que, cuando llegó la liberación, salieron a la calle luciendo los emblemas nacionales y las insignias de la resistencia, para poder seguir siendo honrados ciudadanos pudientes que, en ocasiones, tuvieron sus cargos en los gobiernos: la población decidió descargar su rabia sobre las mujeres.

Canciones de la victoria: la liberación de la Italia


Vosotros, que surgiréis del marasmo
en el que nosotros nos hemos hundido,
cuando habléis de nuestras debilidades,
pensad también en los tiempos sombríos
de los que os habéis escapado.

Bertolt Brecht, “A los hombres futuros”

resistenzaEn el año 1943, coincidiendo con los primeros ataques de los Aliados al reino de Italia, el rey Víctor Manuel III decide destituir a su hombre fuerte, Benito Mussolini, en un intento desesperado por lavar el nombre de su casa de la vinculación con el fascismo (y además, con el fascismo más puro); Mussolini es arrestado y recluido en un hotel de los Apeninos, pero es liberado por un comando paracaidista alemán. Entonces el Duce toma el control de la mitad septentrional no ocupada por los aliados de Italia, constituyendo un estado plenamente fascista bajo el nombre de República Social Italiana, aunque no dejaba de ser, como en muchos casos entonces, un gobierno títere del III Reich. Pero en 1945, las victorias aliadas sobre toda Europa cercan el estado fascista de Mussolini; los partisanos se levantan y se hacen con el control de las principales ciudades norteñas y el ejército italo-germánico es derrotado: la suerte de Mussolini se decidiría tres días después. A partir de ahí, quedando tan dañado el prestigio del monarca italiano, el proceso democrático de Italia constituye al país como una república, y así hasta nuestros días.

partigiani-in-festaConmemorando la fecha de la liberación oficial de Italia, el dramaturgo Luigi Lunari escribió un poema, muy influenciado por el poema “An die Nachgeborenen” (“A los que vendrán” o “A los hombres futuros”) de Bertolt Brecht, al que Gino Negri puso música. No es exactamente una canción de la victoria, pues no celebra realmente la victoria, sino más bien es una súplica por no cometer los mismos errores del pasado y la expresión del deseo de un mundo más justo. En nuestra página hermana y amiga, “Canzoni contro la guerra” existen dos versiones: una, cantada por la gran Milva, y otra por el grupo I Gufi:

25 aprile 1945

(Non maledire questo nostro tempo)

Non maledire questo nostro tempo
Non invidiare chi nascerà domani,
chi potrà vivere in un mondo felice
senza sporcarsi l’anima e le mani.

Noi siam vissuti come abbiam voluto
negli anni oscuri senza libertà.
Siamo passati tra le forche e i cannoni
chiudendo gli occhi e il cuore alla pietà.

Ma anche dopo il più duro degli inverni
ritorna sempre la dolce primavera,
la nuova vita che comincia stamattina,
di queste mani sporche a una bandiera.

Non siamo più né carne da cannone
né voci vuote che dicono di sì.
A chi è caduto per la strada noi giuriamo
pei loro figli non sarà così.

Vogliamo un mondo fatto per la gente
di cui ciascuno possa dire "è mio",
dove sia bello lavorare e far l’amore,
dove il morire sia volontà di Dio.

Vogliamo un mondo senza patrie in armi,
senza confini tracciati coi coltelli.
L’uomo ha due patrie, una è la sua casa,
e l’altro è il mondo, e tutti siam fratelli.

Vogliamo un mondo senza ingiusti sprechi,
quando c’è ancora chi di fame muore.
Vogliamo un mondo in cui chi ruba va in galera,
anche se ruba in nome del Signore.

Vogliamo un mondo senza più crociate
contro chi vive come più gli piace.
Vogliamo un mondo in cui chi uccide è un assassino,
anche se uccide in nome della pace.

25 de abril 1945

(No maldigáis este tiempo nuestro)

No maldigáis este tiempo nuestro/ No envidiéis a quien nacerá mañana/ que podrá vivir en un mundo feliz/ sin ensuciarse el alma y las manos.// Nosotros hemos vivido como quisimos/ en los años oscuros sin libertad./ Pasamos tras los patíbulos y los cañones/ cerrando los ojos y el corazón a la piedad.// Pero incluso después del más duro de los inviernos/ vuelve siempre la dulce primavera,/ la nueva vida que comienza esta mañana,/ de estas manos sucias en una bandera.// No seamos más ni carne de cañón/ ni voces vacías que dicen sí./ A quien ha caído en el camino nosotros le juramos/ por sus hijos que no será así.// Queremos un mundo hecho por la gente/ del que todos puedan decir “es mío”,/ donde sea bueno trabajar y hacer el amor/ donde el morir sea voluntad de Dios.// Queremos un mundo sin patrias armadas,/ sin fronteras trazadas con cuchillos./ El hombre tiene dos patrias, una es su casa,/ y la otra es el mundo, y todos somos hermanos.// Queremos un mundo sin injustos residuos,/ cuando todavía hay quien muere de hambre./ Queremos un mundo en el que quien robe vaya a la cárcel,/ aunque se robe en el nombre del Señor.// Queremos un mundo sin más cruzadas/ contra el que vive como más le place./ Queremos un mundo en el quien mata es un asesino,/ aunque se mate en nombre de la paz.

Luigi Lunari

Sopla el viento por el partisano Felice Cascione


La búsqueda de la letra y significado de canciones a veces nos trae historias entrañables y reconfortantes, como es el caso de este himno de los partisanos italianos, unido ya para siempre al ejemplar combatiente Felice Cascione:

CascioneFelice Cascione (1918-1944) fue un médico y partisano italiano. Cuando en septiembre de 1943, los nazis invadieron Italia a instancias de Mussolini, culminando así la traición a su pueblo, y fundaron la República Social Italiana, Cascione, que provenía de una familia humilde, se unió a la resistencia italiana, la Resistenza, con el nombre de “u mégu” (¿dialecto?), el médico, y dirigió una unidad de partisanos. Era tan médico que impidió el fusilamiento de unos fascistas de las Brigadas Negras, intentando persuadirles a unirse a la causa partisana. Sin embargo, su humanismo resultó ser su perdición: uno de estos brigadistas-negros, Michele Dogliotti, se escapó y volvió al campamento partisano guiando a otros fascistas. Cascione se queda a cubrir la retirada de la guerrilla; otros dos compañeros, Emiliano Mercati y Giusseppe Cortellucci vuelven para ayudarlo… Pero son demasiados. Mercati consigue huir, pero Cortellucci es apresado y le torturan para delatar el paradero de su jefe. Entonces, Cascione, que oye las torturas a su compañero, delata su paradero y se entrega. Felice Cascione, con sólo 26 años de edad, es fusilado. Más tarde, en su reconocimiento, epartigianil comando de la División Garibaldi, liderado por su amigo Vittorio Bartolomeo Acquarone, tomó como nombre el de “Felice Cascione”. Más aún, tras conocer el asesinato de Cascione, el escritor Italo Calvino se une a los partisanos. En enero de 1944 le fue concedida a título póstumo la medalla al valor militar; en 2003 (!) le fue erigido un monumento cerca del sitio en donde cayó asesinado; y, actualmente, muchas calles y plazas en Italia llevan su nombre. (Wikipedia: http://it.wikipedia.org/wiki/Felice_Cascione)

Para levantar el ánimo de los partisanos italianos de la resistencia antifascista, en 1943, Felice Cascione, tomando la melodía de la canción popular rusa “Katiusha” (Катюша), escribió una canción encendida que se tituló “Fischia il vento”, y que junto a “Bella ciao”, constituye la canción más querida por la izquierda italiana:

Fischia il vento

Fischia il vento, urla la bufera,
scarpe rotte e pur bisogna andar
a conquistare la rossa primavera
dove sorge il sol dell’avvenir.
A conquistare la rossa primavera
dove sorge il sol dell’avvenir.

Ogni contrada è patria del ribelle,
ogni donna a lui dona un sospir,
nella notte lo guidano le stelle,
forte il cuore e il braccio nel colpir.
Nella notte lo guidano le stelle,
forte il cuore e il braccio nel colpir.

Se ci coglie la crudele morte
dura vendetta verrà dal partigian,
ormai sicura è già la dura sorte
del fascista vile e traditor.
Ormai sicura è già la dura sorte
del fascista vile e traditor.

Cessa il vento, calma la bufera,
torna a casa il fiero partigian,
sventolando la rossa sua bandiera
vittoriosi, alfin liberi siam.
Sventolando la rossa sua bandiera
vittoriosi, alfin liberi siam.

Sopla el viento

Sopla el viento, brama la tormenta,/ los zapatos rotos, y aun así debemos marchar/ a conquistar la roja primavera/ donde sale el sol del porvenir./ A conquistar la roja primavera/ donde sale el sol del porvenir.// Cada barrio es patria del rebelde,/ cada mujer a él le otorga un suspiro,/ en la noche lo guían las estrellas,/ fuerte el corazón y el brazo en el combate./ En la noche lo guían las estrellas,/ fuerte el corazón y el brazo en el combate.// Si sobreviene la cruel muerte,/ dura venganza vendrá del partisano,/ ya segura es la dura suerte/ del fascista vil y traidor./ Ya segura es la dura suerte/ del fascista vil y traidor.// Cesa el viento, calma la tormenta,/ vuelve a casa el fiero partisano,/ ondeando su roja bandera,/ victoriosos, al fin libres somos./ Ondeando su roja bandera,/ victoriosos, al fin libres somos.

Letra y traducción: http://es.wikipedia.org/wiki/Fischia_il_vento

Versiones de esta canción han sido, por ejemplo, la de la famosa cantante italiana Milva “La Rossa”, en una interpretación emocionante:

Intérprete desconocido (no figura):

Y dos actuales grupos famosos; los Modena City Ramblers, con una versión algo clásica:

Y la Banda Bassotti, metiendo caña:

A %d blogueros les gusta esto: