Posts Tagged ‘Nueva canción chilena’

Isabel Parra’s “On the beach, the love”


Isabel Parra 1969-sepia Isabel Parra is great Chilean songwriter Violeta Parra’s daughter, and, like her mother, one of the greatest voices of the Nueva Canción Chilena (New Chilean Song). She begun to sing with her mother popular tunes on several places of Santiago de Chile, but her discographic career begun as duo with her brother Ángel in Paris. Both founded the Peña de los Parra. After Pinochet’s coup-d’etat (March, 1973), Isabel lives in France, occassionally in duo with other Chilean songwriter, Patricio Castillo. In 1987, she get back to Chile (a resume from this Wikipedia article).

Desde Chile resistimos. Marta Contreras/ Patricio Manns/ Quilapayún/ Inti-Illimani/ Isabel y Ángel Parra In 1976, a bunch of Chilean songwriters recorded an LP with Chilean musician Eduardo Yáñez named Desde Chile resistimos (From Chile we resist) as a denunce against dictatorship. Isabel Parra sung this beautiful song:

 

En la playa, el amor

A Marta Ugarte Román

Los diarios traen noticias de que un crimen ocurrió,
hallaron a un ser humano sin aliento, sin calor,
brutalmente maltratado el cuerpo de una mujer,
¿cuál era su gran delito para esa suerte correr?
En la playa descansaba el cuerpo de una mujer.
Estuvo una noche entera, sólo el frío la cubrió,
su piel era un manto blanco que la luna acarició,
el mar le trajo un recuerdo pero el cuerpo no le oyó.
La muerte reinaba altiva dentro de aquel corazón.
Su piel era un manto blanco que la luna acarició.
El mar envuelto en tinieblas vio llegar al criminal,
lo vio llegar con su moda de terror y de crueldad,
el rastro del asesino el mar lo quiere encontrar,
también el cielo y las nubes y el viento de aquel lugar.
El mar envuelto en tinieblas vio llegar al criminal.
A esa mujer la conozco, una voz se oyó decir,
esa mujer es la vida que no se puede morir,
esa mujer es la tierra que hace brotar al maíz,
esa mujer no está muerta, pero se tuvo que ir.
A esa mujer la conozco, una voz se oyó decir.

On the beach, the love

To Marta Ugarte Román

The newspapers bring news about a crime that happened,/ they found a breathless, warmless human being,/ a brutally mistreated woman’s body,/ which was her big crime for having that fate?/ On the beach was resting a woman’s body.// She was there a whole night, just cold sheet her,/ her skin was a white cloak that moon caressed,/ the sea brought her a memory but body didn’t hear it./ Death lordy reigned in that heart./ Her skin was a white cloak that moon caressed.// The sea covered in darkness saw the criminal coming,/ he saw him coming with his fashion of terror and cruelty,/ the sea wants to find the killer’s trail,/ sky, clouds and the wind of that place too./ The sea covered in darkness saw the criminal coming.// I know that woman, a voice was heard,/ that woman is life that can’t die,/ that woman is soil that makes to sprout the corn,/ that woman is not dead, but she had to go out./ I know that woman, a voice was heard.

Eduardo Yáñez

Quilapayún and Sergio Ortega’s “The people united will never be defeated”


quila2 Quilapayún is the great songwriter and folk group from Chile. The group was founded in 1965 by Julio Numhauser, Eduardo and Julio Carrasco: for that the name of the group: Quilapayún, that means "three beards" ("quila"= three; "payún"= beard) on mapuche’s language. The group was one of the standards of the Nueva Canción Chilena, under the direction of great Víctor Jara. On the group there were many members, as Patricio Castillo (another great songwriter from Chile). Some of their records are Quilapayún (1965), Por Vietnam -For Vietnam- (1968), Cantata de Santa María de Iquique -Ballad of Saint Mary of Iquique- (1970, one of their best), Basta -Enough! (1969) or El pueblo unido jamás será vencido (The people united will never be defeated) (1975) and many others, because the group is still in active. In 1973, standing in Paris, Pinochet’s bloody coup d’etat happens, so they, members and suporters of Salvador Allende’s Unidad Popular (People Union), were forced to a large exile. Precisely, on the first years of the exile, they recorded, with Segio Ortega’s music, this song.

 

ortega70 Sergio Ortega (Antofagasta, 1938-París, 2003) was an important Chilean musician and composer. Ortega was member of the Chilean Communist Party, and compossed the anthem of Allende’s party. He was an important figure in Chilean New Song, making songs to singer and groups as Quilapayún or Inti-Illimani. Since 1973, after Pinochet’s coup d’etat, he lived in France till his dead.

"El pueblo unido jamás será vencido" is a song compossed by Ortega and with Quilapayún’s word, based on the famous shout of struggle from all the Spanish-speaking world. Was compossed during the most intense years of Allende’s chairmanship, 1973, when Chilean rich men and church was making a boycot to gobernment, and groups of extreme-right wing were bombing. After Pinochet’s coup d’etat and during the cruel dictatorship, the song became in an anthem of the resistance. The song was recorded by many Chilean songwriters and groups, as Inti-Illimani (1974), Isabel Parra and Patricio Castillo, and, of course, by Quilapayún, that also took the title as the name of their record of 1975. Since then, the song became in an anthem there where are opression: so, in Spain was versioned by the folk group Nuestro Pequeño Mundo -Our Little World-, under the name of Coro Popular Jabalón (Jabalón People Chorus), and in Portugal, was Luis Cilia who translated the song to Portuguese.

 

El pueblo unido jamás será vencido

El pueblo unido, jamás será vencido,Quilapayun.ElPueblo...
El pueblo unido jamás será vencido…
De pie, cantar
Que vamos a triunfar.
Avanzan ya
Banderas de unidad.
Y tú vendrás
Marchando junto a mí
Y así verás
Tu canto y tu bandera florecer,
La luz
De un rojo amanecer
Anuncia ya
La vida que vendrá.
De pie, luchar
El pueblo va a triunfar.
Será mejor
La vida que vendrá
A conquistar
Nuestra felicidad
Y en un clamor
Mil voces de combate se alzarán
Dirán
Canción de libertad
Con decisión
La patria vencerá.
Y ahora el pueblo
Que se alza en la lucha
Con voz de gigante
Gritando: ¡adelante!
El pueblo unido, jamás será vencido,
El pueblo unido jamás será vencido…
La patria está
Forjando la unidad
De norte a sur
Se movilizará
Desde el salar
Ardiente y mineral
Al bosque austral
Unidos en la lucha y el trabajo
Irán
La patria cubrirán,
Su paso ya
Anuncia el porvenir.
De pie, cantar
El pueblo va a triunfar
Millones ya,
Imponen la verdad,
De acero son
Ardiente batallón
Sus manos van
Llevando la justicia y la razón
Mujer
Con fuego y con valor
Ya estás aquí
Junto al trabajador.

 The people united will never be defeated

The people united will never be defeated,/ The people united will never be defeated…// Arise, sing/ We are going to win./ Flags of unity/ are now advancing./ And you will come/ marching together with me,/ and so you’ll see/ your song and your flag blossom./ The light/ of a red dawn/ already announces/ the life to come.// Arise, fight/ the people are going to win./ The life to come/ will be better./ To conquer/ our happiness./ and a clamor/ of a thousand fighting voices will rise,/ speaking/ a song of freedom./ With determination/ the fatherland will win.// And now the people,/ who are rising in struggle/ with a giant voice/ crying out: Forward!// The people united will never be defeated,/ The people united will never be defeated…// The fatherland is/ forging unity,/ from north to south/ they’re mobilizing./ From the salt mines/ burning and mineral/ to the southern forests./ united in struggle and labor/ They go/ covering the fatherland./ Their steps already/ Announce the future.// Arise, sing/ the people are going to win/ millions now/ are imposing the truth/ Their steel battalions/ are on fire,/ taking in their hands/ justice and reason./ Woman/ with fire and courage/ is already here/ Along side the worker.

Music by Sergio Ortega

Words by Quilapayún

Translation from marxists.org

Quilapayún’s web page: http://www.quilapayun.com/

About Sergio Ortega

Compañero Víctor Jara


Víctor Jara fue uno de los más prometedores y mejores valores de la llamada Nueva Canción Chile; era el preferido de mucha gente alrededor de todo el mundo: en Estados Unidos, en Japón, en Francia, en Alemania, y, entre otros sitios más, además de los distintos países sudamericanos, en España. Aunque es cierto que su injusto asesinato le rodeó de un halo romántico, es más cierto que Víctor ya era conocido, y reconocido como estandarte de la canción solidaria, en todo el mundo. Sucede con él lo mismo que ocurrió con Federico García Lorca, o incluso Sacco y Vanzetti: no es ni más ni menos que cualquier otro represaliado, pero, al ser una persona conocida, admirada y respetada, en su muerte queda reflejada la muerte de todos aquellos que murieron por la esquizofrenia de los reaccionarios y por la ambición de los poderosos.
La carrera de Víctor Jara es bastante profusa: además de música, también dirigió teatro, Bertold Brecht especialmente, y escribió algún que otro libro de poesía. En música, además de en solitario, fue parte como director musical e ideólogo de grupos como Quilapayún. Las letras de sus canciones podían ser de lo más variopinto, ir desde la letra más romántica hasta el compromiso más político, inspirado por la matriarca de la canción chilena, Violeta Parra, con cuyos hijos, Ángel e Isabel, compartió escenarios.
Al igual que toda esta generación de cantantes, Víctor hizo actuaciones en apoyo del partido Unidad Popular, de Salvador Allende, para quienes además escribió, junto a Sergio Ortega, una versión del himno "Venceremos" para las elecciones de 1970. Tras la victoria de la coalición, Víctor, como todos sus compañeros, celebraron el triunfo de las elecciones de 1970, y alabaron las profundas transformaciones sociales que el presidente Allende llevó a cabo. Así mismo, denunció como mejor sabía, con su guitarra y su voz, las presiones de la burguesía, el ejército y la iglesia para desestabilizar el país mediante boicots económicos e incluso atentados terroristas. Víctor, Isabel y Ángel Parra, Inti-Illimani, Quilapayún, Patricio Manns, Patricio Castillo y otros, junto a escritores como Pablo Neruda, eran el apoyo intelectual del gobierno de Allende, lo cual les ponía en una situación de compromiso y responsabilidad, de cara a Chile y al exterior: realmente, por lo menos ante ciertos países democráticos, no pudo encontrar Salvador mejores embajadores que los integrantes de la Nueva Canción Chilena.
El golpe de estado de Pinochet sorprende a Víctor cuando iba a dar un recital en la Universidad Técnica, pero no cantó desde el escenario, sino entre los estudiantes, tratando de tranquilizarlos. En la madrugada del 12 de Septiembre, los soldados irrumpen con tremenda violencia en la universidad, después de un intenso tiroteo, y detienen a Víctor junto a otros estudiantes. Es conducido al estadio de Chile, precisamente donde años antes le habían aplaudido al ganar el concurso de la Canción Chilena. Allí es reconocido por el comandante Manrique, fascista empedernido, que "se lo pide" para él. Durante esos días tenebrosos, Víctor tendrá que soportar toda clase de torturas y humillaciones: el objetivo del comandante y sus esbirros es obvio: Víctor no les es útil para nada, sólo quieren dar escarmiento en él. Finalmente, debió morir el 17 de Septiembre: se descubrió su cuerpo cerca del cementerio, junto a una metralleta: los soldados ofrecieron la versión de que Víctor Jara les atacó.
(En este enlace podéis ver los acontecimientos con más detalle: http://www.patriagrande.net/chile/victor.jara/vjmuerte.html)
Víctor Jara no era un criminal, no era un político, sólo era un cantante, un poeta y un músico; pero su activismo le había convertido en un símbolo: los soldados le mataron porque no les gustaban sus canciones, no les gustaba lo que ahí se decía. Quisieron escarmentar a toda la población a través de su asesinato, y además difamarlo al intentar difundir la idea de que él los había atacado con fuego real.
La muerte de Víctor Jara, al igual que pasó con la de Lorca en el año 36, movió muchas conciencias, porque, además de la brutalidad del crimen, puso de sobreaviso a todos los cantautores del mundo de que habían contraído ciertas responsabilidades políticas, que eran tan vulnerables a la muerte por motivos políticos como cualquier otro, sólo por cantar. Pero no por eso se dejó de cantar, al contrario: se cantó, y más alto y más fuerte. En el año 77, en el Piamonte, se organizó un festival internacional de la canción en su memoria bajo el nombre I Festivale della Canzone Poplare "Víctor Jara": allí acudieron cantautores de todo el mundo; desde aquí llegaron Benedicto (que guarda un dulce recuerdo del acontecimiento: "A Víctor Jara") y Labordeta (que pudo ir tras pagar una multa por el tumulto que se armó tras un recital suyo) entre otros; y además vino desde las tierras de Norteamérica aquel hombre que siempre estaba dispuesto a ayudar, a denunciar la injusticia, a arrimar el hombro: Pete Seeger vino a cantar en homenaje de Víctor Jara, siendo su actuación la única que quedó registrada en disco.
La muerte de Víctor Jara no lo convirtió en un símbolo, porque él ya era un símbolo en su día, pero ante todo un hombre que podía morir, aunque también podía cantar, y cantar muy alto.


Víctor Jara en Perú


Ved a Víctor Jara en el último concierto que pudo dar fuera de su tierra. Es interesante oír su reflexión sobre lo que llevó al nacimiento de la llamada Nueva Canción Chilena.
Lo encontré en este blog: O Mañanceiro 

A %d blogueros les gusta esto: