Posts Tagged ‘Pau Casals’

Deporte y Revolución I: Barcelona Vs. Berlín (1936)


“Cualquier forma de discriminación contra un país o una persona
basada en consideraciones de raza, religión, política, sexo o de otro
tipo es incompatible con la pertenencia al Movimiento Olímpico.”

Carta Olímpica: Principios fundamentales del Olimpismo, 4

Olimppop36En el año de 1931, dos ciudades se jugaban la candidatura de las olimpiadas de 1936: Barcelona y Berlín; finalmente se decantaron por la capital de Alemania, que seguía siendo una democracia. En el año 33, Hitler se hace democráticamente con la cancillería en Alemania, y comienza con su plan de desmontar la democracia de la República de Weimar e instaurar su régimen nacional-socialista, un paraíso para los miembros puros de la raza aria: comenzó la segregación racial de los judíos. Aunque aún (o al menos no oficialmente) el régimen nazi no había pasado a aplicar sus más funestas prácticas sobre la población judía, a medida que se acercaba el año 36 el Comité Olímpico Internacional debatía sobre si se debía mantener la sede olímpica: tanto las teorías como las prácticas de Hitler atentaban directamente contra el espíritu olímpico, tanto más cuando por sus leyes había expulsado de los clubes y de las delegaciones deportivas a los atletas judíos. A pesar de algunas voces célebres discordantes, Berlín celebraría los que, probablemente, serían los juego más extraños de toda la historia olímpica. No hay más que ver la inauguración. He tenido cierta polémica conmigo mismo para incluir aquí o no este vídeo. Pero, a fin de cuentas, conocer es combatir, y creo que es bueno ver un vídeo en el que tan funesto y a la vez patético personaje utiliza una inauguración olímpica, convertida en desfile militar, para aparentar que el mundo entero le rinde homenaje… ¿Hay quién a día de hoy no se cree que ya se estaba preparando la II Guerra Mundial?:

OlimpiadaPopular01Varios atletas, especialmente judíos, boicotearon unos juegos en los que el régimen nazi intentaría mostrar su cara más amable. Y, de todos los países democráticos que amenazaron con boicotearlos, sólo la República Española cumplió su amenaza, organizando la Olimpiada Popular de Barcelona, también conocida como la Contraolimpiada, entre el 19 y el 26 de julio de aquel año (algo antes que las de Berlín). Algunos enmarcan este evento dentro de las llamadas Olimpiadas Obreras: una serie de eventos deportivos promovidos por diversas asociaciones de izquierda opuestos al elitismo de los clubes olímpicos de la época; sin embargo, aunque promovida en principio por los partidos y los sindicatos de la izquierda española, pero apoyada tanto por el gobierno central como por el autonómico de la Generalitat, la Contraolimpiada, contando con participación de algunos de los atletas judíos que, o plantaron a Berlín, o eran emigrados y exiliados; y verdaderas delegaciones deportivas de EE. UU., Francia, Países Bajos, Bélgica, Checoslovaquia, Dinamarca, Noruega, Suecia y Argelia; mientras que las delegaciones de Alemania e Italia (y quizás de algún otro país, tal vez Portugal o Polonia). Según un testimonio de la época, el maestro Pau Casals se ocuparía de inaugurar los juegos con el “Himno a la alegría” -algo que se puede ver en la película de Jaime Camino Dragon Rapide (1986), donde también se recoge el final de esto con una emotiva y conmovedora escena-. Pero el estallido de la guerra civil el 18 de julio de 1936 impidió que lo que podían haber sido los Juegos de la Libertad, los verdaderos Juegos de los Pueblos, los auténticos Juegos Olímpicos, contra las payasadas que el régimen nazi pretendía vender al exterior, se pudieran llevar a cabo, como tantas otras cosas en la historia de España. Sin embargo, varios de los atletas que se encontraban en la Ciudad Condal, especialmente alemanes e italianos, se alistaron casi inmediatamente en las milicias para luchar contra el fascismo.

A parte de los enlaces de la Wikipedia, recomiendo estos enlaces:

Testimonio de Eduardo Vivancos, uno de los participantes:

http://www.nodo50.org/esperanto/artik33es.htm

Una historia muy elaborada, por Rubén Castelló Mateo:

http://www.museodeljuego.org/_xmedia/contenidos/0000001211/docu1.pdf

Una entrada muy completa, ilustrada con testimonios reales:

http://keikai.blogspot.com.es/2006/04/olimpiada-popular-barcelona-1936.html

Pero, por supuesto, no vamos a enlazar cierta página que sí hace la entrada (una de ellas) de la Wikipedia en español, porque, a parte de que –como las Olimpiadas del Berlín nazi- atentaría contra la integridad de esta página mía, no puedo garantizar la veracidad de su contenido, y sospecho que fue incluida en la wikipedia por alguien con malos propósitos.

Canciones de la victoria: el himno de la humanidad


… i crec que puc dir-vos,
amb el cor obert,
a tots vosaltes: germans.

Raimon, “Cançó de la mare

Prise_de_la_BastilleDentro del género de la canción revolucionaria, sea ésta tradicional o “de autor” (y aquí no nos referimos exclusivamente a los cantautores, sino a todo músico, desde la música clásica al rock, que haya hecho alguna vez una canción que podamos considerar “de lucha”, entendida desde una perspectiva progresista), existen varios sub-géneros definidos por su temática: de lucha, de duelo, testimoniales, de venganza, de esperanza… Y uno que, a falta de un nombre mejor, llamo, indistintamente “de/ por/ para la victoria”. Estas canciones se reconocen no sólo por su temática, sino también por la forma de su interpretación, que ha de ser apasionada y despertar una alegría eufórica y/ o la sensación de haber triunfado, de haber vencido una dificultad, pero que a la vez anime a seguir con la lucha, pues nunca se gana definitivamente. Por esa razón comenzamos con la canción que, probablemente, haya definido esta temática, y que, muy posiblemente haya sido la inspiradora de todas.

Friedrich_SchillerEstamos a finales del siglo XVIII. La burguesía emergente de Europa y de las colonias americanas, humanista y revolucionaria, comienza su revuelta contra lo que era llamado el Antiguo Régimen, el absolutismo monárquico, con el fin de que el pueblo (el conjunto de los ciudadanos) tuvieran participación en la decisión de los destinos de sus países: la Revolución Francesa y la Independencia de Estados Unidos –también la de algunas colonias españolas en Latinoamérica-, guiados por los principios humanistas de “Libertad, Igualdad, Fraternidad”, fueron el fruto más claro de aquéllas revoluciones liberales. Con ese espíritu de hermandad entre todos los hombres, el poeta alemán Friedrich von Schiller escribió un poema que pronto alcanzaría gran celebridad: su “Oda a la Alegría”, que –ver el enlace- “Según una leyenda del siglo XIX la oda iba a ser originariamente una Ode an die Freiheit (en la época revolucionaria los estudiantes la cantaban con la música de La Marsellesa), pero luego se convirtió en la Ode an die Freude definitiva, para ampliar su significado: aunque el destino del hombre es la libertad, el desarrollo completo de ese destino debe desembocar en la alegría.”

Stieler, Joseph Karl: Beethoven mit der Missa solemnis Ölgemälde, 1819Y así, a la edad de 22 años, un joven llamado Ludwig van Beethoven conoció el bello poema de Schiller y se propuso hacer algo que los cantautores llaman “musicalizar”, y así nació el 4º movimiento de su “Novena Sinfonía en RE Menor, Op. 125”, la melodía más inspiradora de la historia, una música que eleva el espíritu para sacar lo mejor de los hombres. Aunque fue adoptada como himno de la Unión Europea, sin el menor ánimo de etnocentrismo europeo –pues lo mejor de la música es que rompe barreras-, pienso en esta canción como el himno de la Humanidad, de la hermandad entre los seres humanos, como dijo Pau Casals a sus músicos cuando, habiendo estallado la guerra civil, invitándoles a interpretar el “himno de la fraternidad” y llamándoles “hermanos” (visto en la película Dragón Rapide, de Jaime Camino –1986-), pues, a pesar de que el violento y protofascista protagonista de La naranja mecánica tuviera cierta devoción hacia el inmortal compositor y hacia su obra más conocida, no deja de ser un himno por los derechos humanos:

 

An die Freude

O Freunde, nicht diese Töne!
Sondern laßt uns angenehmere anstimmen,
und freudenvollere.
Freude! Freude!

Freude, schöner Götterfunken
Tochter aus Elysium,
Wir betreten feuertrunken,
Himmlische, dein Heiligtum.
Deine Zauber binden wieder,
Was die Mode streng geteilt;
Alle Menschen werden Brüder,
Wo dein sanfter Flügel weilt.

Wem der große Wurf gelungen,
Eines Freundes Freund zu sein;
Wer ein holdes Weib errungen,
Mische seinen Jubel ein!
Ja, wer auch nur eine Seele
Sein nennt auf dem Erdenrund!
Und wer’s nie gekonnt, der stehle
Weinend sich aus diesem Bund!

Freude trinken alle Wesen
An den Brüsten der Natur;
Alle Guten, alle Bösen
Folgen ihrer Rosenspur.
Küße gab sie uns und Reben,
Einen Freund, geprüft im Tod;
Wollust ward dem Wurm gegeben,
Und der Cherub steht vor Gott.
Vor Gott!

Froh, wie seine Sonnen fliegen
Durch des Himmels prächt’gen Plan,
Laufet, Brüder, eure Bahn,
Freudig, wie ein Held zum Siegen. 

Seid umschlungen, Millionen!
Diesen Kuß der ganzen Welt!
Brüder, über’m Sternenzelt
Muss ein lieber Vater wohnen.
Ihr stürzt nieder, Millionen?
Ahnest du den Schöpfer, Welt?
Such’ ihn über’m Sternenzelt!

Seid umschlungen, Millionen!
Diesen Kuß der ganzen Welt!
Brüder, über’m Sternenzelt
Muss ein lieber Vater wohnen.
Seid umschlungen,
Diesen Kuß der ganzen Welt!

        Freude, schöner Götterfunken
        Tochter aus Elysium,
        Wir betreten feuertrunken,
        Himmlische, dein Heiligtum.
        Deine Zauber binden wieder,
        Was die Mode streng geteilt;
        Alle Menschen werden Brüder,
        Wo dein sanfter Flügel weilt.

Freude, schöner Götterfunken
Tochter aus Elysium,
Freude, schöner Götterfunken!
Über Sternen muss er wohnen.

Oda a la alegría

¡Oh amigos, este tono no!/  Mejor prorrumpamos más agradable/ y alegremente./ ¡Alegría! Alegría!// Alegría, bella chispa divina,/ Hija del Elíseo,/ Entramos, borrachos de fuego,/ Divina, en Tu santuario!/ Tus hechizos reúnen/ Lo que la costumbre severa dividió;/ Todos los hombres serán hermanos,/ Donde repose Tu suave ala.// Quienquiera que logre el gran éxito/ De ser amigo de un amigo;/ Quien consiga una dulce esposa,/ Que entremeta su júbilo!/ ¡Sí, también quien pueda reclamar/ Un alma sola de toda la tierra!/ Y quien jamás haya podido, que se hurte/ Llorando de esta banda.// Alegría beben todos los seres/ Del pecho de la Naturaleza;/ Todos los buenos, todos los malvados,/ Siguen su rostro de rosas./ Besos nos dio y vides,/ Un amigo, probado en la muerte;/ Voluptuosidad le concedió a los gusanos,/  Y el querubín está plantado ante Dios./ Ante dios!// Felices, como vuelan sus soles/ Por el maravilloso plan del Cielo,/ Corred, hermanos, vuestro camino,/  Alegres, como un héroe a la victoria.//  Recibid un abrazo, millones./ Este beso para todo el Planeta!/ Hermanos, por encima del cielo estrellado/ debe vivir un Padre cariñoso./ ¿Os postráis, millones?/ ¿Presientes al Creador, mundo?/ ¡Buscadle sobre el cielo estrellado!/ Sobre estrellas debe vivir.// Recibid un abrazo, millones./ ¡Este beso para todo el Planeta!/ ¡Hermanos! por encima del cielo estrellado/ Debe vivir un Padre cariñoso./ Un abrazo, millones./ ¡Este beso para todo el Planeta!//  Alegría, bella chispa divina,/  Hija del Elíseo,/ Entramos, borrachos de fuego,/ Divina, en Tu santuario!/ Tus hechizos reúnen/ Lo que la costumbre severa dividió;/ Todos los hombres serán hermanos,/  Donde repose Tu suave ala.// Alegría, bella chispa divina,/ Hija del Elíseo,/ Alegría, bella chispa divina!

Friedrich von Schiller

 Fragmento utilizado por Beethoven. En cursiva, en el texto alemán, las incorporaciones del compositor; en la traducción, invertimos los valores.

Original alemán y traducción al castellano tomado de http://es.wikipedia.org/wiki/Oda_a_la_alegr%C3%ADa

Y, como la vais a buscar y a pedir, por supuesto, la versión de nuestro rockero nacional, Miguel Ríos, ofreciendo magistralmente una muestra de rock sinfónico a la española:

Escenas inmortales del cine


Éstas son algunas escenas de grandes películas que me han impactado: tal vez de ellas saqué mi concepción de la canción como medio de unir al pueblo contra un "poder sempre esclavitzant", como dijo Lluís. En ellas vemos la pasión del pueblo, su dolor, expresado al unísono en una canción que todos comparten; a veces se vence, pero en otras cuesta la vida…
La primera, por tratarse de la más internacional, y, seguramente, la mejor película de todos los tiempos, es Casablanca: los soldados nazis cantan un himno de guerra alemán; el activista de la Resistencia Francesa, Víctor Laszlo (Paul Henreid), ordena a la orquesta del "Rick’s" que toquen la "Marsellesa", el himno de la Francia Libre: se produce entonces una confrontación entre las dos canciones que acaban ganando con lágrimas de emoción los franceses. Pero, una imagen vale más que mil palabras:

Otra gran película, en esta ocasión española, es ¡Ay, Carmela!", dirigida por el genial Carlos Saura con guión de Rafael Azcona y Carlos Saura sobre la obra dramática homónima de Sanchís Sinisterra. -NOTA: si no la habéis visto y sois de los que no os gustan que os destripen los finales, saltaos este comentario-. Carmela y Paulino son dos cómicos que acaban por error en zona franquista cuando pretendían ir a Valencia y son obligados a hacer una representación absurda y chabacana dirigida por el teniente del Corpo di Volontari italiano para gloria de Franco. El culmen de la obra se supone que es un número grosero de vodévil malo, "dedicado" a los brigadistas polacos que fusilarán al alba del día siguiente, que acabará en tragedia. Hacia el final, Carmela, indignada por el trato que recibe la gente del pueblo y por la burla hacia los brigadistas, se revela; entonces, cuando la cosa se pone más fea, los brigadistas se levantan y comienzan a cantar en su honor el "Ay, Carmela", himno de batalla republicano. Los fascistas indignados se vuelven a ellos, y en un intento de represión cantan el "Cara el sol" volviéndose a producir una confrontación de canciones que no acaba como debiera como en el caso de Casablanca. Vedlo aquí -si no habéis visto la película y pensáis verla os recomiendo que no veáis este vídeo:

Otra película que quiero presentar es Dragon Rapide, dirigida por Jaime Camino. Ésta trata sobre las tramas de los militares golpistas antes del 18 de Julio de 1936, centrándose en la historia personal de Franco; "Dragon Rapide" era el nombre del avión que condujo al general desde Canarias a la Península una vez se produjo la sublevación militar. La película podría ser mucho mejor, ya que especialmente está plagada de errores (por ejemplo, se llega a decir que Mola es republicano, cuando en realidad era un monárquico con tendencias carlistas). Pero hay en ella un detalle muy hermoso que la salva: la presencia del maestro Pau Casals: compositor, director y violoncelista; el maestro Casals aparece brevemente a lo largo de la película en la aparente misma escena, ensayando con la orquesta para el concierto que en breve tendrá lugar; pero, el día del ensayo general, el 18 de Julio, da un anuncio a su orquesta: el golpe militar ha estallado, el concierto tendrá que ser cancelado; el maestro sabe que su orquesta tendrá que separarse, y que posiblemente no podrán volver a tocar juntos. A modo de despedida y de simbología, Casals les pide que toquen juntos por última vez la 9ª Sinfonía del inmortal Ludwig van Beethoven, el himno de la libertad y de la fraternidad. Alza su batuta, pero antes de atacar la pieza exclama: "Germans!" (hermanos). Lamento no poder ofreceros la escena en concreto, pues nadie la ha colgado; en lugar de eso, aquí tenéis un fragmento de documental en el que el maestro, que desde su exilio, a modo de protesta, se negó a tocar en público, toca su famosa composición en homenaje a los represaliados por el franquismo: "El Cant dels Ocells" (el canto de los pájaros):

Y, finalmente, la última película a la que nos referimos es La fuga de Segovia/ Segoviako ihesa, de Imanol Uribe. Esta película (difícil de entender hoy por la estrechez de cretinos con cargo) nos narra un hecho histórico acaecido durante los primeros años de la transición democrático, cuando varios presos políticos pertenencientes a ETA realizan una expectacular fuga hacia Francia desde la prisión de Segovia. En ella podemos observar a nuestro idolatrado y protagonista de la escena que presento, Ovidi Montllor en el papel del anarquista catalán Oriol. Los presos vascos, después de estudiarlo detenidamente, ofrecen a Oriol la posibilidad de escapar con ellos; Oriol, dudoso y temeroso, acepta el ofrecimiento. Durante la comida, poco antes de la fuga, Oriol comienza a canturrear una canción tradicional catalana, "El rossinyol" (El ruiseñor): es una canción en la que una muchacha mal casada y presa de su marido pastor pide a un ruiseñor que busque a su madre y la libere de allí; como podemos ver, todo tiene su significado. Oriol canta tímidamente hasta que otro de los presos se le une en el canto; el silencio se va haciendo en el comedor: Oriol ahora canta más alto y el otro preso le ha dejado solo. Emocionado, el anarquista termina su canción: entonces recibe la ovación de todos los compañeros de cárcel y hasta un "Visca Catalunya!". Siento otra vez no poder ofreceros la escena, la mejor de la película; en cambio, os pongo el tema musical dirigido por Antoni Pérez Moya:

No sé si he conseguido explicarme muy bien allí donde carecía de vídeos: lo he intentado. Son escenas que me han marcado, que me emocionan todavía, y que suelo recordar a veces para sentirme bien en general. Si no las conocíais, o sí, pero nunca habíais recabado en ellas, espero que os sirvan para cuando necesitéis una bonita imagen en la memoria.

A %d blogueros les gusta esto: