Diguem no-Esan dezagun “ez”-Digamos non-Digamos no


Ésta es la otra canción emblemática de Raimon, aparecida en 1963 en el EP Se’n va anar i tres cançons de Raimon (que contiene su éxito en el Festival de la Canción  Mediterránea).
Yo siempre he dicho que, en cierta manera, podemos considerarla como la canción-manifiesto fundacional de la nueva izquierda. La nueva izquierda se había empezado a forjar a finales de los años 50, con predecesores e inspiradores tan insignes como el filósofo Bertrand Russell, Gandhi, Martin Luther King, los cantautores estadounidenses Seeger y Guthrie, y otros; respecto a la vieja izquierda representaba un continuismo respecto a la defensa ultranza de la clase trabajadora, pero una ruptura hacia ciertas tesis y prácticas, a la vez que incorporaba nuevos elementos que, aunque no necesariamente, habían estado hasta entonces marginados de ella, como eran el pacifismo, el ecologismo y el feminismo. "Diguem no" representaba ésto como himno, pero también, al abrazar ciertas cosas, rechaza de plano todas aquellas que el franquismo propugnaba. Cuando Raimon la interpretó en televisión, junto a "Al vent", fue vetado de ella hasta los años 80. Mientras que "Al vent" es una especie de (sin el menor atisbo de sentido peyorativo) canción comodín, es decir, que se puede adaptar a un montón de circunstancias muy diversas, y es una canción para la que su aceptación fue crucial la interpretación del texto por parte del público, en "Diguem no" prima el lenguaje directo, el mensaje es totalmente explícito.
Como esta canción la he puesto muchas veces, y defiendo a capa y espada que Raimon sea un hombre a la par que regionalista plenamente solidario con los otros pueblos, me voy a permitir un pequeño experimento: una versión pan-hispánica del texto. El orden va a ser éste: catalán, euskera, galego y castellano. La versión a otras lenguas no reconocidas dentro de España os lo dejo a vosotros (sencillamente es que no me atrevo). La original en catalán y su traducción al castellano han sido extraídas, como tantas otras veces, de trovadores.net; la versión en euskera es una corrección de Karlos sobre mi propia traducción, y la traducción al gallego es íntegramente mía. Como realmente me gusta la canción tal y cómo la ideó Raimon y la que se vio obligado a poner por razones de censura, las dos estrofas que fueron censurados aparecen al final de la canción.

Diguem no


Ara que som junts
diré el que tu i jo sabem
i que sovint oblidem:

Hem vist la por
ser llei per a tots.
Hem vist la sang
-que sols fa sang-
ser llei del món.

No,
jo dic no,
diguem no.
Nosaltres no som d’eixe món.

Hem vist la fam ser pá
Per a tots.

Hem vist qu’han fet
callar a molts
homes plens de raó.

Hem vist la fam
ser pa
dels treballadors.
Hem vist tancats
a la presó
homes plens de raó.


Esan dezagun "ez"


Orain, elkarrekin gaudenez,
zuk eta biok dakiguna
eta askotan ahazten duguna esango dut.

Beldurra denontzat lege dela
ikusi dugu.

Odola –odola besterik egiten ez duen odola-
munduaren lege dela
ikusi dugu.

"Ez”,
nik “ez” esaten dut,
esan dezagun “ez”.
Gu ez gara mundu horretakoak.

Gosea denontzat ogi dela
ikusi dugu.

Arrazoiz betetako gizaki asko
isilarazi dituztela ikusi dugu

Gosea langilen ogi dela
ikusi dugu.

Arrazoiz betetako hainbat gizaki
kartzelan giltzapeturik ikusi ditugu.


Digamos non


Agora que estamos xuntos
diré o que ti e mais eu sabemos
e que decote esquecemos.

Temos visto o medo
ser lei para todos.
Temos visto o sangue
-que só face sangue-
ser lei do mundo.

Non,
eu digo non,
digamos non.
Nós non somos dese mundo.

Temos visto a fame
ser pan para todos.

Temos visto que fixeron
calar a moitos
homes cheos de razón.

Temos visto a fame
ser pan
dos traballadores.

Temos visto encerrados
na prisión
homes cheos de razón.


Digamos no


Ahora que estamos juntos
diré lo que tú y yo sabemos
y que a menudo olvidamos:

Hemos visto al miedo
ser ley para todos.
Hemos visto a la sangre
-que sólo hace sangre-
ser ley del mundo.

No,
yo digo no,
digamos no.
Nosotros no somos de ese mundo.

Hemos visto al hambre
ser pan
para todos.

Hemos visto que han
hecho callar.
a hombres llenos de razón.

No,
yo digo no,
digamos no.
Nosotros no somos de ese mundo.

No,
digamos no.
Nosotros no somos de ese mundo.

Hemos visto al hambre
ser pan
para los trabajadores.

Hemos visto encerrados
en la prisión
a hombres llenos de razón.

Raimon

   
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: